Familia de español desaparecido en La Guajira espera encontrarlo

Borja Lázaro Herrero, ingeniero informático de profesión, pero aficionado a la fotografía, está desaparecido desde hace siete meses.

La familia de Borja Lázaro Herrero, el español de 34 años que desapareció hace siete meses en La Guajira, mantiene la esperanza de encontrarlo y pide que su caso no caiga en el olvido.

Sergio Lázaro, hermano del desaparecido originario de la ciudad de Vitoria, opina que la movilización social y el eco mediático de un suceso de este tipo son muy importantes porque permiten que siga latente y que la búsqueda policial no cese.

La semana pasada los amigos del vitoriano organizaron un concierto y una exposición con sus fotos de Borja para apoyar a la familia y trasladar a la sociedad el mensaje de que le siguen esperando.

La Policía Nacional mantiene el caso abierto y no descarta ninguna de las tres hipótesis iniciales: un secuestro, que se ahogara en el mar o que se introdujera desorientado en el desierto y esté perdido.

Lázaro Herrero, ingeniero informático de profesión, pero aficionado a la fotografía, estaba pasando unos días en la localidad turística de Cabo de la Vela para hacer un reportaje fotográfico sobre los indígenas colombianos.

Se alojaba en una posada y fue visto por última vez el 8 de enero después de pasar la noche tomando unas copas con dos turistas alemanes, dos chilenas y unos colombianos.

La Policía colombiana se volcó con el caso y el gobernador de la zona llegó incluso a ofrecer una recompensa a quien aportara pistas fiables, pero hasta el momento no hay resultados exitosos.

La familia recurrió también a la colaboración de ONG como Cruz Roja y Reporteros Sin Fronteras por si pudieran aportar alguna información valiosa para la investigación pero esta vía tampoco dio resultados.

La Policía Nacional consiguió encontrar a prácticamente todas las personas que estuvieron con Borja Lázaro aquella noche pero su declaración no aportó nada relevante para la investigación, según el hermano del desaparecido.

La familia de Borja Lázaro se queja falta apoyo del Gobierno de España y dice que las únicas comunicaciones que han mantenido han sido por escrito y por iniciativa de los parientes del desaparecido.

Siete meses después, la preocupación del primer día ha aumentado, igual que la incertidumbre, aunque el hecho de que no haya aparecido ningún cadáver ni en el mar ni en el desierto les permite mantener la esperanza de encontrarlo vivo.

Temas relacionados