Familiar de general Ricaurte habría sido golpeado por dragoneante en cárcel de Pasto

Se trata del mismo hombre que, según denunció el sindicato del Inpec, recibiría beneficios en prisión.

En el informe del primer reconocimiento médico, fechado el 22 de febrero de este año, se indica que el recluso Luis Carlos Andrade Tapia, de 26 años, reportó en Medicina Legal que había sido víctima de los ataques de un dragoniante con su bastón de mando.

Según el registro los hechos se presentaron el pasado 19 de febrero, cuando –según el relato de Andrade Tapia– el miembro de la guardia lo golpeó en varias partes de su cuerpo, por lo que requirió atención médica en el centro penitenciario.

Un médico forense de Medicina Legal certificó que los golpes recibidos por Andrade le causaron lesiones en el cuello, el tórax, una pierna y un muslo, lo que le valió una incapacidad de 15 días.

“Presenta tres excoriaciones costrosas de 0,2 cm localizadas en la región cervical, dos equimosis rojizas de 13x1 y 7x1 cm localizadas en la región infra escapular izquierda y dorso lumbar derecho con fondo pálido, identificada como lesión patrón (bastón)”, precisa uno de los apartes del reconocimiento médico.

Finalmente se indica que no se presentaron secuelas médico legales.

Diego Arias y Gerardo Estupiñán, presidente y coordinador jurídico del sindicato Unión de Trabajadores Penitenciarios (UTP), denunciaron este lunes que Andrade Tapia es sobrino del director del Inpec, general Gustavo Ricaurte, y por ello estaría teniendo acceso a información confidencial de la guardia o habría podido ingresar a personas a visitarlo a su antojo.

El Inpec, sin embargo, refutó la información divulgada asegurando que Luis Carlos Andrade Tapia es pariente en quinto grado de consanguineidad del general. Ricaurte expresó que nunca ha ordenado privilegios para Andrade ni nadie más, y que iniciará acciones legales y disciplinarias contra quienes han realizado los señalamientos.