Crimen de Yuliana Samboní

Familiares del vigilante del Equus 66 le pidieron al Fiscal rectificar acusaciones

Noticias destacadas de Judicial

Fernando Merchán fue señalado de tener conocimiento del secuestro de la menor Yuliana Samboní por parte de Rafael Uribe Noguera.

El abogado Miguel Ramírez presentó un documento en el que pide que el fiscal General, Néstor Humberto Martínez rectificar las acusaciones hechas en contra del vigilante Francisco Merchán en las que fue vinculado de tener conocimiento del secuestro de la pequeña Yuliana Samboní por parte de Rafael Uribe Noguera el pasado 4 de diciembre.

El jurista aseguró que el ente investigador ya estableció que el celador del edificio Equus 66 en el barrio Chapinero Alto no tuvo participación o conocimiento de los hechos materia de investigación. “Estamos pidiendo que se rectifique y se aclare el hecho que el Fiscal General afirmó en los medios de comunicación que era un coparticipe de estos hechos”.

Considera que estos señalamientos los familiares de Merchán se sintieron afectados en su buen nombre y honra. Considera que los fiscales se apresuraron al hacer señalamientos en el marco de la investigación que se estaba adelantando en esos momentos. No se descarta que presenten una denuncia por calumnia en contra del jefe del ente investigador.

Merchán, de 58 años, fue encontrado muerto el pasado 8 de diciembre en su domicilio. Su hija, quien lo halló sin vida, dio aviso de inmediato a las autoridades para el levantamiento del cadáver, que según primeras versiones tenía heridas de arma blanca en el cuello, brazos y pecho, y una carta a su lado. El texto de la carta es clave debido a que, pocos minutos antes, se reveló la minuta del edificio Equus 66 que también estaba firmada por Merchán, por lo que el cotejo entre las caligrafías de los papeles arrojaría nuevos indicios sobre el crimen. (Lea: Hermanos Uribe Noguera sí entraron al edificio Equus 66 el día del crimen de Yuliana)

“Hijitas perdónenme, a María y demás amigos y familiares, pero no quiero volver a la cárcel. No quiero dañarles la Navidad, soy inocente”, decía la carta que habría dejado el vigilante muerto. Un texto corto que tiene varias aristas, y en la que Merchán estaría confesando posibles antecedentes judiciales que ya están siendo verificados por las autoridades.

Merchán apareció muerto en su casa del conjunto Jardines de Castilla, ubicado en la localidad suroccidental de Kennedy. Las hipótesis más fuertes sobre la muerte de Merchán giran en torno a un asesinato o un suicidio, siendo esta la opción que más fuerza ha tomado por el contenido de la carta y por las características de las heridas con que fue encontrado.

 

 

Comparte en redes: