'Farc están replegadas': inteligencia

A días de que se inicien los diálogos en La Habana, el Gobierno conoce bien la fuerza de su interlocutor, las Farc.

Así se infiere de documentos conocidos por El Espectador. En ellos, se hace una radiografía del estado actual del grupo y se hace referencia a seis estructuras que hoy por hoy lo componen y que están concentradas en 16 departamentos del país. Hasta el año 2000, dice el dossier, las Farc tenían presencia en casi todo el país, pero desde 2002 a la fecha se han concentrado en el sur y principalmente en las fronteras con Ecuador y Venezuela.

El informe señala que las Farc tienen seis estructuras en las cuales basan toda su actividad: Comando Conjunto de Occidente, Bloque Sur, Bloque Oriental, Bloque Magdalena Medio, Bloque Iván Ríos y el Bloque Caribe, que tienen su área de influencia en Cauca, Chocó, Nariño, Valle, Putumayo, Amazonas, Arauca, Guaviare, Guainía, Meta, Vaupés, Vichada, Antioquia, sur de Bolívar y Norte de Santander.

En 2000 y antes de este año las Farc tenía frentes activos en Sucre, Córdoba, Cundinamarca y Magdalena. Igualmente en el Eje Cafetero y en el Magdalena Medio. Analistas de inteligencia consideran que el repliegue de las Farc se debe a la política de seguridad democrática que implementó el gobierno anterior y continuó el de Juan Manuel Santos, y a la guerra que libraron con los grupos de autodefensa o paramilitares en la Región Caribe, Cundinamarca y el Eje Cafetero.

Dice el informe que en el 2000 las Farc llegaron a tener más de 20.000 hombres en armas, sin contar con toda la red logística y de apoyo, así como milicianos e integrantes del PC3 (Partido Comunista Colombiano Clandestino). “Eran una organización —dice un funcionario del Estado que participó en la elaboración de este documento— que había logrado una importante influencia hasta el punto que eran algo así como un cogobierno en muchas regiones y lograron grandes alianzas con capos de la droga. A decir verdad, eran autoridad en sus zonas de influencia. En ese entonces, las Fuerzas Armadas no tenían mayor forma de arrinconarlas”.

Actualmente, las Farc están prácticamente desaparecidas de Córdoba, Sucre, Magdalena, el Eje Cafetero y el Magdalena Medio. No obstante, se han afianzado en Meta, Vichada, Putumayo y Valle, gracias a los nexos que establecieron con las bandas criminales y capos del calibre de El Loco Barrera. “Luego de la arremetida, durante el gobierno del presidente Uribe, las Farc perdieron terreno y se dieron cuenta de que en algunas zonas la única forma de sobrevivir era aliarse con las nuevas estructuras de poder que se montaron con la desmovilización de los paramilitares”, anotó un analista.