Farc reconocen autoría en secuestro de niña en el Cauca

Según indicó el grupo guerrillero, se trató de un error del Bloque Occidental cuando intentaban atentar contra el subintendente Víctor Adolfo Cantoñí.

El subintendente Víctor Adolfo Cantoñí junto a su hija María Alejandra y su esposa.Tomada de www.90minutos.co

Este lunes el Secretariado de las Farc reconoció que integrantes del Bloque Occidental, fueron los responsables del secuestro de María Alejandra, la hija del subintendente Víctor Adolfo Cantoñí, comandante de la estación de Policía de Padilla, quien fue raptada cuando ingresaba a su colegio.

El grupo insurgente difundió una carta en la que explican que los guerrilleros no tenían la intensión de secuestrar a la niña de nueve años, liberada tras la ayuda de la comunidad indígena de esa región.

En la carta señalan que pretendían atentar contra su padre por ser miembro de la Fuerza Pública y aseguran que en el momento del atentado hubo un intercambio de disparos con el intendente Víctor Cantoñi y en medio de la confusión se terminaron llevando a la menor.

"Una de las unidades dependientes de nosotros estuvo trabajando en la planeación de un golpe de mano contra el Comandante del Puesto de Policía, el subintendente Víctor Cantoñí. Según nos informan, la inteligencia recogida determinó que el momento indicado para la acción eran las seis y media de la mañana, cuando el suboficial, tras dejar en el colegio a su pequeña hija, se trasladaba solo en un vehículo hacia su lugar de trabajo. Con esa idea en la cabeza elaboraron el plan y se propusieron llevarlo a cabo la mañana del 29 de mayo", indicó la guerrilla.

En uno de los apartes del documento señalan que al percatarse de ese error, decidieron dejar libre a la niña en el municipio de Toribío.

"En su afán por salir del lugar cuanto antes, abordaron el vehículo abandonado y emprendieron la huida. En ese momento se dieron cuenta que la hija del suboficial viajaba con ellos, en la parte de atrás. No había tiempo que perder, así que decidieron salir de la población a toda velocidad, y más adelante, cuando se sintieron seguros, detuvieron el vehículo frente a una vivienda rural y le entregaron la niña al civil que la habitaba. La alarma general por lo que todo el mundo interpretó como el secuestro de una menor, puso en movimiento toda la comunidad de la región", afirmó la guerrilla.

Cabe recordar, que la niña fue liberada por la Guardia Indígena cuando era trasladada por sus captores desde el corregimiento de El Palo hacia Toribío, en zona alta montañosa del departamento del Cauca.

El secuestro de la menor se presentó a la entrada de la Institución Educativa Jorge Eliécer Gaitán, cuando dos hombres armados irrumpieron y se llevaron a la niña.
 

Temas relacionados