Exembajador Fernando Marín aceptó que trató de sobornar a Emilio Tapia

El exdiplomático fue capturado el sábado pasado en Bogotá. Según fuentes del proceso, el pago se habría calculado en $100 millones y tenía como objetivo acallar a uno de los principales testigos en su contra.

La Fiscalía le imputó a Marín el delito de lavado de activos en marzo de este año. Archivo El Espectador

El exembajador de Venezuela y empresario Fernando Marín confesó hoy, en un juzgado de Barranquilla, que pagó un soborno buscando beneficios en una investigación en su contra por el delito de lavado de activos. Lo hizo tras su captura ayer sábado 25 de mayo, en Bogotá, y después de enterarse de que la Fiscalía tenía pruebas en su contra por un nuevo delito. 

(Le puede interesar: Exembajador Fernando Marín fue capturado: habría tratado de pagar un soborno)

De acuerdo con las evidencias que reveló la Fiscalía durante la audiencia de imputación de cargos que se llevó a cabo este domingo 26 de mayo, entre las que se encuentran varias interceptaciones a las comunicaciones de Marín, él y su abogado Richard Harris Ricardo habrían ideado un plan para pagarle por lo menos $100 millones a Emilio Tapia, a cambio de comprar su silencio.

Se trata de un testigo clave en el proceso que la Fiscalía adelanta en contra de Marín por el delito de lavado de activos. De acuerdo con el ente investigador, el exdiplomático habría ayudado a esconder recursos que derivaron de las dádivas obtenidas por el escándalo del carrusel de la contratación de Bogotá en 2009. 

(Lea también: Carrusel de la contratación: exembajador Fernando Marín ya tiene proceso abierto)

Según lo que ha revelado la Fiscalía en ese proceso, Marín habría recibido dinero de parte del contratista Emilio Tapia en dos oportunidades: entre junio y julio de ese año. El primero, tres cheques de más de $2.200 millones y el segundo, por lo menos $2.500 millones en efectivo, que habría recibido en la oficina de Tapia en Bogotá.

Tapia, uno de los protagonistas claves del escándalo de corrupción, fue condenado a pagar una pena de siete años y cinco meses de cárcel por irregularidades alrededor de dos contratos de la malla vial de Bogotá de 2007. El pasado 28 de diciembre, un juez le concedió casa por cárcel a Tapia y, en la actualidad, reside en Barranquilla. 

El exembajador Marín, quien según la Fiscalía “lavó” plata del carrusel de la contratación en el proyecto inmobiliario River Oaks Marina & Tower de Miami, Florida (Estados Unidos), fue enviado a prisión domiciliaria mientras el juez del caso resuelve el monto de la pena que tendrá que pagar por haber tratado de llevar a cabo este soborno.

862874

2019-05-26T22:09:37-05:00

article

2019-05-27T05:53:33-05:00

mmedellin_1283

none

Redacción Judicial

Judicial

Exembajador Fernando Marín aceptó que trató de sobornar a Emilio Tapia

73

3008

3081