Fin a la polémica por dineros calientes en campaña de Santos

La Fiscalía archivó el proceso contra Rendón y Germán Chica por el supuesto ingreso de US$2 millones a la campaña de Juan Manuel Santos, en 2010.

Juan José Rendón, exasesor de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos en 2010. / Germán Chica, exconsejero presidencial. /Daniel Iannini - Presidencia
Un año después de que en plena contienda electoral el Centro Democrático y el presidente Juan Manuel Santos se denunciaran mutuamente por aparentes irregularidades que rodeaban sus entornos políticos, la Fiscalía archivó ayer el proceso que adelantaba contra dos asesores de Santos  por el supuesto ingreso de US$2 millones de la mafia a las cuentas de su campaña presidencial en 2010.  “Al término de la actividad investigativa se pudo concluir de forma clara que no existieron hechos o circunstancias fácticas relacionados con injerencia de dineros indebidos en la campaña presidencial del doctor Juan Manuel Santos Calderón para el periodo presidencial 2010-2014, es decir, que el hecho denunciado nunca existió”, manifestó el ente investigador. 
 
El meollo del asunto comenzó a principios de mayo de 2014 cuando El Espectador publicó una nota titulada La oferta secreta de los narcos para entregarse, en la que se hacía referencia a las últimas declaraciones que había rendido ante la Fiscalía el temido narcotraficante Javier Antonio Calle Serna, alias Comba, en diciembre de 2013. En su testimonio, Comba aseguró  que entre 2010 y 2011 él y otros capos del narcotráfico, como Diego Rastrojo, Cuchillo y el Loco Barrera, adelantaron aproximaciones con el gobierno de Santos para desarticular sus redes y que como intermediario participó el asesor J. J. Rendón. 
 
Según Comba, al entonces asesor político de Santos le entregaron US$12 millones para que desarrollara la fórmula de esta propuesta de sometimiento a la justicia y se la transmitiera al jefe de Estado. Sin embargo, Calle Serna advirtió que la iniciativa no prosperó porque se exigió un acompañamiento del gobierno americano que nunca llegó y “el Gobierno colombiano dilató el proyecto y empezaron a capturar a mi gente; al ver que pasaba el tiempo y no sucedía nada tomo la decisión con el gobierno americano y me entrego”.
 
Tras conocerse la noticia, el expresidente Álvaro Uribe salió a los medios a denunciar que parte de ese dinero que se le habría entregado a J.J. Rendón, específicamente US$2 millones, había sido destinado para financiar la campaña de Santos en 2010. Tales acusaciones  llevaron a la Fiscalía a abrir una investigación el 10 de mayo de 2014 contra Rendón y otro hombre que resultó salpicado por, supuestamente, ser un intermediario: Germán Chica, exconsejero presidencial.
 
El anuncio de la Fiscalía advirtió que la orden de archivo se limitaba exclusivamente al supuesto ingreso de dineros ilegales a la campaña de Santos y que los hechos relacionados con el presunto pago de US$12 millones a J.J. Rendón todavía  eran materia de investigación.  Y es que el ente investigador precisó que no encontró evidencia alguna que soportara las denuncias de Uribe al determinar que no existieron pruebas testimoniales ni documentales que pudieran concluir que sí hubo dinero del narcotráfico en la cruzada de Santos para llegar la Casa de Nariño. 
 
En su momento el expresidente Uribe sostuvo “la campaña de 2010 costó mucho más de lo que establecen los topes”, a su vez dijo que tenía en su poder declaraciones de testigos que ratificaban sus señalamientos. Asimismo, que se negaba a ir a la Fiscalía por falta de garantías y que mantendría en el anonimato a sus fuentes, según él, porque corrían peligro al ser las personas que denunciaban a Rendón por haber “regalado” US$2 millones a Santos para cubrir un problema de caja. “Regalar dos millones de dólares cuando se ha recibido un soborno de 12 millones, no se siente”, dijo por esa época Uribe. 
 
Aunque ayer la Fiscalía exoneró a J.J. Rendón del proceso por la supuesta entrega de esos US$ 2 millones a Santos, la historia del pago millonario de parte de un grupo de narcotraficantes sigue abierta. En varias entrevistas a medios de comunicación, el exasesor presidencial ha negado con vehemencia que tal pago se hubiese realizado. En cambio, ha argumentado que lo que sucedió fue que un grupo de abogados que representaban a estos capos se le acercaron con la intención de que él sirviera como puente para lograr presentarle la propuesta de sometimiento a Santos. En pocas palabras, que ofició como un simple mensajero. 
 
A su vez, Rendón ha manifestado que él mismo le entregó los documentos a la Fiscalía para que avanzara en su investigación. Por lo pronto, su proceso continuará mientras él reposa en su lujoso apartamento en Miami (Estados Unidos). Lo que sí es claro, es que hay pruebas que demuestran que el proyecto de sometimiento de los capos del narcotráfico en Colombia sí existió. Es más, este diario en su momento conoció la propuesta de 109 páginas titulada “Agenda para solucionar el problema del narcotráfico y la violencia que genera”, que había sido elaborada en junio de 2011, y en la que se establecía que Rendón oficiaría como estratega general y facilitador de la iniciativa. 
 
Germán Chica quedó libre de culpa. El fantasma que perseguía a Santos por supuestamente haber sido financiado con dineros calientes, desapareció.  Mientras las pesquisas de las autoridades han desvirtuado las denuncias del Centro Democrático, los procesos contra políticos de este partido avanzan por sus supuestos nexos con el hacker Andrés Fernando Sepúlveda, el hombre se ñalado de infiltrar el proceso de paz entre el gobierno y las Farc.