Por fin terminó la angustia

"Estoy feliz de estar con mis padres y mis amigos... tenía fe en Dios y le rezaba para estar acá": Valentina Muñoz. Los captores la entregaron al Comité Internacional de la Cruz Roja, a las 4 de la tarde de ayer, cerca de Arauquita.

“Celebramos liberación de Nohora Valentina. Agradecemos al CICR su gestión”. Con este mensaje enviado desde su cuenta de Twitter a las 6:15 de la tarde de ayer, el presidente Juan Manuel Santos informó a los colombianos del regreso a la libertad de la hija del alcalde de Fortul (Arauca), Jorge Muñoz, tras 19 días de cautiverio.

Una hora y veintisiete minutos después, a las 7:42 p.m., la niña retornó a su hogar. Llegó en una camioneta color plata custodiada por efectivos del Gaula. La puerta se abrió y del interior del vehículo de vidrios polarizados salió la niña, quien no tocó el suelo porque muy atento su padre la recibió en sus brazos, la besó y ambos sonrieron rodeados por una nube desordenada de militares, periodistas, familiares y curiosos. Fue el momento para que todos estallaran con gritos de júbilo acompañados de una corta pero intensa salva de aplausos.

Entonces, padre e hija lentamente ingresaron con dificultad a la vivienda, en un trayecto difícil porque la maraña humana se interponía en su camino. Mientras avanzaban, intercambiaron unas brevísimas palabras interrumpidas por una seguidilla de besos de su madre, sus tías y otros familiares cercanos.

Nohora Valentina, aún en brazos de su padre, atravesó una puerta. Tras ellos, toda la familia. Hasta ahí, los ojos de los curiosos y las imágenes de televisión pudieron seguir sus pasos.

A las 8:42 p.m. la niña, quien vestía una blusa azul de mangas cortas y tenía colgado en su cuello un rosario de perlas rosadas, salió para entregar sus primeras declaraciones a la prensa. “Estoy muy feliz de estar acá con mis padres y mis amigos... estuve muy triste, pero tenía fe en Dios y le rezaba para estar acá”.

El hermetismo de las autoridades fue total y prefirieron la cautela. Apenas hoy se pronunciarán oficialmente y entregarán los detalles de la liberación.

En cambio, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) sí se pronunció a través de un comunicado “En la tarde de hoy 17 de octubre, en una zona rural del departamento de Arauca fue entregada al Comité Internacional de la Cruz Roja la niña Nohora Valentina Muñoz, de 10 años”.

Resaltó que la participación del CICR en la liberación se dio por pedido de los familiares de la niña y de los captores, y agradeció a todas las partes la confianza depositada en la organización, al tiempo que precisó que la entrega de la niña por parte de los secuestradores se produjo a las 4 de la tarde de ayer.

Trascendió que Nohora Valentina fue liberada en la vereda El Oasis, en jurisdicción del municipio de Arauquita (Arauca), localizado 70 kilómetros al occidente de la capital del departamento, en límites con Venezuela.

La menor fue plagiada el pasado jueves 29 de septiembre a las 6:30 de la mañana, cuando se dirigía al colegio Alejandro Von Humboldt junto a su madre María del Pilar Gutiérrez, en Fortul (Arauca).

Tres días después los secuestradores entraron en contacto con los padres de Nohora Valentina, a quienes aseguraron que la menor estaba en buenas condiciones de salud, pero nunca enviaron pruebas de supervivencia. Inclusive, a través de los medios de comunicación Jorge Muñoz les pidió a los captores que le dejaran escuchar por teléfono la voz de la niña para confirmar la afirmación de los delincuentes. Esa comunicación jamás se dio, razón por la cual la incertidumbre sobre el real estado de salud de la niña, era total.

Hasta anoche se desconocía la autoría del secuestro, pues las guerrillas del Eln y las Farc siempre negaron su participación en el hecho.

La noticia del secuestro llegó a los oídos del papa Benedicto XVI, quien ofreció plegarias por la pronta liberación de Nohora Valentina.

Entre tanto, por cielo y tierra un contingente de cerca de 2 mil hombres ejercía presión sobre los secuestradores en operaciones desarrolladas en las zonas de Las Malvinas y Caño Seco, Arauca.

Las labores de rescate fueron suspendidas el pasado viernes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde en un área que se extendió desde Saravena a Arauquita, para facilitar la liberación de la menor, pero la jornada terminó en frustración por el engaño de los captores.

En Fortul, la población marchó pidiendo la liberación de la niña y las autoridades ofrecieron 150 millones de pesos a quien diera información que facilitara la ubicación de Nohora Valentina.