En firme investidura de Gustavo Petro

El Consejo de Estado rechazó los argumentos esgrimidos en la demanda interpuesta por el concejal Orlando Parada.

Como lo anticipó ElEspectador, por unanimidad, la Sala Plena del Consejo de Estado dejó en firme la investidura del actual alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego.

En el debate jurídico, el alto tribunal rechazó los argumentos esgrimidos en la demanda interpuesta por el concejal del Partido de La U, Orlando Parada, que indicaban que Petro estaría inhabilitado para ocupar cargos públicos.

Según la demanda, Petro estaba inhabilitado para ejercer como senador de la República, debido a que fue procesado y condenado por un juez de la República por el delito de porte ilegal de armas.

Sin embargo la Sala con ponencia del magistrado Gerardo Arenas Monsalve, encontró que, pese a estar probado que el excongresista estuvo detenido en la cárcel por el delito de porte ilegal de armas, no existe una sentencia proferida por un juez de la Rama Judicial que certifique esto.

Según la sentencia, el artículo 248 de la Constitución Nacional establece que “únicamente las condenas proferidas en sentencias judiciales en forma definitiva tienen la calidad de antecedentes penales y contravencionales en todos los órdenes legales”, situación que no ocurre en este caso.

 

El fallo también explica que el porte ilegal de armas del caso estudiado para la época fue de carácter contravencional, pero aun aceptando el carácter de delito de la conducta por la cual fue privado de la libertad, constituiría el llamado “delito político” que está excluido por la Constitución como causal de pérdida de investidura.

El pasado 4 de noviembre, el concejal Orlando Parada demandó la inscripción de Petro Urrego, por considerar que estaba inhabilitado ya que el dirigente político fue condenado en el año 1985 por porte ilegal de armas por un juez penal militar y esta sentencia condenatoria lo inhabilitaba para poderse inscribir como candidato, como lo manifiesta la propia Constitución Política de Colombia.

Sin embargo, un dato curioso se presenta en este caso pues el proceso penal que se adelantó contra Petro Urrego, se encuentra extraviado y solo se conoce tres folios dentro de la minuta en dicho trámite judicial.

En su defensa, el burgomaestre ha argumentado que los hechos y los delitos por los que fue procesado y condenado ocurrieron cuando militó en el M19 y están relacionados a los llamados delitos políticos, los cuales fueron cobijados con una amnistía gubernamental.