En firme sanción por contaminación de quebradas en construcción del túnel de La Línea

La decisión fue ratificada por el Consejo de Estado.

El Consejo de Estado dejó en firme el fallo en el cual se declaró la responsabilidad patrimonial por la contaminación de las quebradas El Salado y San Rafael que surten de agua al municipio de Calarcá durante la construcción del túnel de La Línea.

En la acción popular interpuesta por la Defensoría del Pueblo se argumentó que las fuentes hídricas se vieron afectadas por los vertimientos industriales durante la construcción de la obra, afectando así el suministro de agua de uso doméstico.

En el fallo se señala que la empresa constructora no cumplío los compromisos frente a las medidas preventivas dirigidas a proteger los recursos hídricos hecho por el cual se interpuso una acción judicial dirigida a proteger los derechos colectivos y del medio ambiente vulnerados.

El tribunal de lo contencioso administrativo determinó que existe suficiente evidencia del daño ambiental ocasionado por la contaminación de las fuentes hídricas.

En el fallo se señala que el análisis de las pruebas revela que la contaminación proviene de la construcción de viaductos, el mal manejo de lodos, el estancamiento de aguas residuales y el movimiento de tierras en la doble calzada Calarcá – Cajamarca.

El sector principalmente afectado es el del viaducto el Salado por cuanto ha existido fuga de concreto en el levantamiento de la infraestructura, vertimiento que se da en la quebrada San Rafael.

La decisión cobija al Instituto Nacional de Vías (Invías), la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla), a la Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ), al consorcio interventor y a la empresa encargada de la construcción de dicho proyecto por los daños ocasionados al medio ambiente.

En este caso se consideró que no se cumplieron las funciones de control, prevención y seguimiento para proteger a la comunidad afectada.