La Corte revocó orden de tribunal

Fiscal General no deberá rectificar señalamientos en contra del vigilante del Equus 66

En dos entrevistas el jefe del ente investigador aseguró que Fernando Merchán tenía conocimiento del secuestro de la niña Yuliana Samboní por parte de Rafael Uribe Noguera.

El Espectador / Archivo

La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia revocó el fallo emitido por la Sala Civil de Tribunal Superior de Bogotá, que ordenaba al Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez retractarse de la información suministrada a los medios de comunicación, en las cuales se refería a la posible complicidad de Fernando Merchán Murillo guarda de seguridad del Edificio Equus 66 sobre el secuestro de Yulina Samboní por parte de Rafael Uribe Noguera.

(Lea también: Llaman a juicio formalmente a los hermanos Uribe Noguera por caso Yuliana Samboní)

Según el alto tribunal “no sólo de la investigación se concluyeron las faltas a la verdad en las cuales incurrió el fallecido Merchán Murillo; también fueron así catalogadas por el juzgado, fulminándole sentencia condenatoria a Rafael Uribe Noguera”.

De acuerdo con la Corte no se vulneró el derecho fundamental alguno a los familiares del señor Merchán Murillo con la información suministrada por el Fiscal General de la Nación.

El pasado cinco de junio, tras resolver una acción de tutela, la Sala Civil del Tribunal Superior de Bogotá le había dado un plazo de 20 días al fiscal General, Néstor Humberto Martínez para que rectificara los señalamientos hechos en dos entrevistas en contra del vigilante del edificio Equus 66, Fernando Merchán Murillo.

"El vigilante tenía conocimiento de lo que estaba ocurriendo en ese momento en el piso donde ocurrió el crimen. Adicionalmente, advertimos que él no manifestó la verdad ante la Fiscalía y tampoco las anotaciones que hizo el libro de ingresos corresponden estrictamente a la verdad", manifestó el Fiscal General ante los medios de comunicación.

(Lea también: Hermanos Uribe Noguera sí entraron al edificio Equus 66 el día del crimen de Yuliana)

Muerte del vigilante

Fernando Merchán, de 58 años, fue encontrado muerto el pasado 8 de diciembre en su domicilio. Su hija, quien lo halló sin vida, dio aviso de inmediato a las autoridades para el levantamiento del cadáver, que según primeras versiones tenía heridas de arma blanca en el cuello, brazos y pecho, y una carta a su lado. El texto de la carta es clave debido a que, pocos minutos antes, se reveló la minuta del edificio Equus 66 que también estaba firmada por Merchán, por lo que el cotejo entre las caligrafías de los papeles arrojaría nuevos indicios sobre el crimen.

Merchán apareció muerto en su casa del conjunto Jardines de Castilla, ubicado en la localidad suroccidental de Kennedy. Las hipótesis más fuertes sobre la muerte de Merchán giran en torno a un asesinato o un suicidio, siendo esta la opción que más fuerza ha tomado por el contenido de la carta y por las características de las heridas con que fue encontrado.