Fiscal General pidió medidas especiales de protección para Andrés Sepúlveda

El comunicado le fue enviado al Inpec debido al riesgo en el que se encuentra el 'hacker'.

El fiscal General, Eduardo Montealegre le envío una comunicación al director del Inpec, general Saúl Torres con el fin de que se tomen las medidas de protección especial para resguardar la integridad de Andrés Fernando Sepúlveda Ardila, quien el pasado jueves fue trasladado a la cárcel La Picota de Bogotá.

El jefe del ente investigador manifestó que se debe tener en cuenta el nivel de riesgo en el que se encuentra el hombre de 29 años, procesado por obtener y divulgar información privilegiada de funcionarios de Gobierno, guerrilleros de las Farc y dirigentes políticos relacionados directamente con el proceso de paz en La Habana, Cuba.

En el comunicado se reiteró que es evidente que el procesado se encuentra en una situación de “altísimo riesgo” por lo que es menester que se le brinde la protección especial y se evalúe la posibilidad de recluirlo en un pabellón especial.

Sepúlveda Ardila es investigado por los delitos de concierto para delinquir agravado, acceso abusivo a un sistema informático agravado, uso de software malicioso, violación de información personal y espionaje de los cuales se declaró inocente.

En la mañana de este viernes rindió interrogatorio ante un fiscal delegado ante el CTI la actriz Lina Luna Rodríguez, esposa del ‘hacker’, quien es investigada por su presunto conocimiento e información en los hechos que rodearon las actividades ilegales que se habrían adelantado en la oficina de Sepúlveda contra un grupo preseleccionado de personas.

En la diligencia, que duró cerca de cinco horas, Luna Rodríguez respondió preguntas relacionadas con los equipos de computo que le fueron encontrados en su domicilio ubicado en el norte de Bogotá en el operativo adelantado el pasado 6 de mayo. Así como los documentos con datos reservados que tenía en físico y en su computador personal.

Según se ha podido establecer, a también le preguntaron por la obtención y divulgación de información privilegiada “contra el proceso de paz y sus negociadores” utilizando diferentes plataformas como los medios de comunicación y las redes sociales. Al final del interrogatorio la actriz prefirió evadir a los medios de comunicación y salió del búnker de la Fiscalía.

El abogado Ulises Durán, quien defiende sus intereses jurídicos, manifestó que preferían no dar detalles puesto que la diligencia fue reservada y la información que allí se entregó debe ser conocidamente únicamente por los investigadores.

"Lo único Puedo decir como defensor de Lina Luna, es que cumplimos con
la diligencia de interrogatorio y la misma está bajo reserva", precisó el jurista en unas escuetas declaraciones a los periodistas.

Se espera que en los próximos días la Fiscalía General resuelva la situación jurídica de la actriz, es decir si se le imputan cargos o si solamente funge como testigo en este compleja investigación dirigida a establecer quiénes estuvieron detrás de la solicitud y obtención de estos datos privilegiados.