Fiscal General rechaza acusaciones de la Contralora

Eduardo Montealegre le pidió a la jefe del órgano de control fiscal que demuestre las pruebas que tiene en su contra.

El fiscal General, Eduardo Montealegre rechazó categóricamente las acusaciones hechas en su contra por parte de la contralora General, Sandra Morelli Rico.

Para el jefe del ente investigador le pidió a Morelli Rico que si tiene pruebas en su contra las presente ante la Comisión de Acusación e Investigación de la Cámara de Representantes.

“Dicha afirmación falta totalmente a la verdad, y pone en entredicho ante la opinión pública y ante el país la honra y el buen nombre del Fiscal General de la Nación”, precisa uno de los apartes del comunicado haciendo referencia a la denuncia presentada por la jefe del ente del control en la que indicó que Eduardo Montealegre seguía percibiendo honorarios del Grupo Saludcoop después de ser nombrado en el alto cargo.

Igualmente aseguró que las aseveraciones hechas en la denuncia presentada por Morelli Rico le causan indignación “no solo por la naturaleza de lo manifestado, sino también por el hecho de provenir de tan importante Despacho”.

En los últimos se ha presentado un rifirrafe entre Montealegre y la Contralora General de la República por las investigaciones que adelanta el primero contra la jefe del órgano de control fiscal por las presuntas “chuzadas” adelantadas desde la entidad a un grupo de periodistas, así como las supuestas irregularidades en el contrato de alquiler de la nueva sede ubicada en el occidente de Bogotá.

Comunicado

En relación con una denuncia instaurada por la Señora Contralora General de la República, Sandra Morelli Rico, ante la Comisión de Investigación y Acusación de la Honorable Cámara de Representantes, en la que se afirmó textualmente: “ya en ejercicio del cargo de Fiscal, el señor Montealegre continuaba percibiendo honorarios” (página 7, en referencia al Grupo Saludcoop), el Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre Lynett, se permite manifestar:

a) Dicha afirmación falta totalmente a la verdad, y pone en entredicho ante la opinión pública y ante el país la honra y el buen nombre del Fiscal General de la Nación; como tal se constituye en una grave y desmedida injerencia en mis derechos fundamentales. La aseveración hecha por la Señora Contralora General de la República me causa gran indignación, no solo por la naturaleza de lo manifestado, sino también por el hecho de provenir de tan importante Despacho.

b) La Señora Contralora General de la República debe presentar de inmediato ante la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes las pruebas que respaldan sus graves señalamientos.