"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 5 horas

Fiscal General revela detalles de investigación sobre ataque que dejó 11 uniformados muertos

El jefe del ente acusador indicó que el ataque de las Farc se trató de una emboscada en contra de los militares. "Utilizaron artefactos explosivos no convencionales".

David Campuzano - El Espectador

El fiscal general de la nación, Eduardo Montealegre ,reveló detalles de la investigación que se adelanta frente a la emboscada realizada por un frente de la guerrilla de las Farc, en contra de un batallón del ejército, en hechos registrados en la madrugada del pasado miércoles en el municipio de Buenos Aires, Cauca. En los hechos murieron once soldados y otros 24 resultaron gravemente heridos. (Lea: Diálogos de paz, entre pretextos y crisis)

Según el jefe del ente investigador, las Farc utilizaron artefactos explosivos no convencionales, lo que “constituye un crimen de guerra” por lo que se registró un homicidio agravado en persona protegida.

“Un ataque donde se causan daños y sufrimientos innecesarios está prohibido por el Derecho Internación Humanitario, por lo que las Farc también tendrán que responder por la forma en que realizaron esta emboscada contra la fuerza pública”, aseguró el fiscal.

La investigación está dirigida a establecer si las circunstancias de tiempo modo y lugar de lo sucedido constituyen un homicidio en persona protegida u otro crimen de guerra. “El Fiscal General de la Nación considera inconcebible que se cometan ese tipo de acciones armadas y en general condena toda manifestación de violencia”.

“Cuando los miembros de las Fuerzas Armadas permanecen fuera de combate o en una condición análoga, gozan del estatus de persona protegida. Cualquier atentado contra su integridad se considera una infracción al Derecho Internacional Humanitario. Es importante anotar que el ataque se trató de una emboscada a altas horas de la noche cuando los miembros del Ejército Nacional se encontraban descansando”, explicó.

Sin embargo, pese a estos graves hechos, el jefe del ente acusador solicitó que se continúen con las negaciones de paz que se adelantan en La Habana (Cuba) entre la guerrilla de las Farc y el Gobierno de Juan Manuel Santos, las cuales ya cumplieron dos años y medio. ”Deben persistir en sus esfuerzos para alcanzar la paz”.

Reacciones

Muchos son los sectores que se han manifestado en contra del ataque perpetrado a uniformados, paradójicamente un día después de que las Farc señalaran por primera vez desde el inicio del proceso de paz de La Habana que tiene voluntad dejar las armas. Por ejemplo el general Jaime Lasprilla, comandante del Ejército Nacional, ha asegurado que el grupo guerrillero defraudó la confianza de los colombianos.

De acuerdo con el uniformado, los hechos que se presentaron este miércoles “atentan contra los colombianos”, por lo que indicó que la guerrilla no puede utilizar el proceso de paz “y ese compromiso que en algún momento manifestó las Farc del cese al fuego unilateral y de hostilidades”.

“Cuando se habla de hostilidades significa que debe cesar toda acción criminal relacionada con narcotráfico, extorsión, minería ilegal y reclutamiento de menores. Este hecho que sucedió ayer consideramos que es un hecho violatorio de esos compromisos frente a la mano tendida del señor presidente y la confianza del pueblo colombiano”, sostuvo Lasprilla en declaraciones recogidas por Blu Radio.

Aunque desde La Habana, los voceros de las Farc manifestaron que lo sucedido en el Cauca demuestra la necesidad de pactar un cese al fuego bilateral, lo cierto es que el riesgo de negociar en medio de la guerra es exponerse a que siempre aparezca un florero de Llorente para acabar con los diálogos de paz. (Lea: Sobreviviente de ataque de las Farc dice que fueron emboscados mientras dormían)

"El incidente fue producto de un ataque deliberado, no fortuito, de las Farc, y esto implica un claro rompimiento de la promesa de un cese al fuego unilateral. Este es un hecho condenable, que no quedará impune, exige medidas contundentes y tendrá consecuencias. A los actores de este infame hecho los vamos a perseguir hasta dar con ellos (...) Y que les quede muy claro a las Farc: no me voy a dejar presionar, óigase bien, no me voy a dejar presionar por hechos infames como este para tomar una decisión sobre cese al fuego bilateral”, manifestó el jefe de Estado tras un consejo de seguridad en la sede de la Tercera División del Ejército en Cali, en el que participaron el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón; el fiscal general, Eduardo Montealegre; el defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, y los altos mandos militares.

Palabras que son una clara respuesta a lo dicho previamente por Pastor Alape, uno de los negociadores de la guerrilla en La Habana, quien dijo que los hechos obedecieron a una acción defensiva y no a una emboscada. (Lea: "Mantengamos la cabeza fría": Farc)

“A todas luces esto tiene su causa en esa incoherencia del Gobierno de estar ordenando operativos militares contra una guerrilla que está en tregua”, expresó Alape en declaraciones a la prensa, insistiendo en que “lo que están clamando los campesinos es que ese cese del fuego unilateral de las Farc se extienda y sea bilateral (...) estos hechos hay que pararlos, es necesario parar esta guerra, es necesario hacer esfuerzos para que dejemos de ver madres llevando a sus hijos a los cementerios”. Y concluyó: “Señor presidente Santos, la tregua bilateral es urgente”.

Horas después, en un comunicado difundido a través de internet, la guerrilla reaccionó a la decisión presidencial de reanudar los bombardeos. “Hacemos un llamamiento expreso al Gobierno en estos momentos a mantener la cabeza fría y no adoptar medidas poco meditadas que puedan poner en peligro el avance de los diálogos y el mantenimiento del cese unilateral del fuego”, dijeron las Farc. Con una petición concreta: que el Frente Amplio por la Paz y los países garantes y acompañantes en los diálogos —Noruega, Cuba, Venezuela y Chile—, además de la Cruz Roja Internacional y Unasur, envíen cuanto antes una misión al Cauca, para verificar lo ocurrido y elaborar un informe con recomendaciones que eviten la repetición de estos hechos.