Fiscalía acusó a Luis Fernando Andrade por caso Odebrecht

El expresidente de la ANI fue acusado por cinco delitos asociados a su presunta participación en irregularidades durante la adjudicación del otrosí del contrato de la Ruta del Sol 2.

El expresidente de la ANI fue acusado por cinco delitos. Gustavo Torrijos - El Espectador

Luego de más de tres horas de audiendia en Paloquemao, en las que se solucionaron varias preguntas que tenía la defensa de Luis Fernando Andrade, la Fiscalía acusó, este miércoles, al expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) por cinco delitos: interés indebido en la celebración de contratos, falso testimonio, falsedad en documento privado, ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio y celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales. 

(Lea también: Caso Odebrecht: estas son las pruebas de la Fiscalía contra Luis Fernando Andrade)

El caso que compromete a Andrade tiene que ver con la adjudicación del otrosí del tramo Ocaña - Gamarra al contrato de la Ruta del Sol 2, el cual firmó Odebrecht y sus socios a punta de coimas. De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, el exdirector de la ANI actuó en favor de los intereses de la concesionaria Ruta del Sol, compuesta por Odebrecht, Episol (de Corficolombiana) y CSS Constructores. 

(En contexto: Fiscalía acusará a Luis Fernando Andrade, expresidente de la ANI, el 1º de febrero)

En la audiencia, la Fiscalía citó uno de sus testigos claves para probar su teoría: Juan Sebastian Correa. Él, quien era el enlace entre la presidencia de la ANI y el Congreso, habría coordinado reuniones entre congresistas, empresarios de la concesionaria y Andrade para concretar varios contratos. Correa, al parecer, recibió al menos $300 millones por cometer actos irregulares.

Andrade, por su parte, se ha defendido y ha negado en todo momento su vínculo con las maniobras irregulares por las cuales se le acusa. El pasado 24 de agosto, renunció a su cargo como presidente de la ANI porque “buscaba darle plenas garantías de imparcialidad a la justicia y no poner en riesgo la confianza que la ciudadanía tiene en la ANI y en el ambicioso programa de infraestructura que tantos esfuerzos ha requerido”.