Fiscalía apela libertad de exjefe paramilitar alias 'Juancho Dique'

Úber Enrique Bánquez sería el primer desmovilizado de las Autodefensas en salir de la cárcel.

La Fiscalía apeló la decisión de un tribunal de Barranquilla de dejar en libertad al exjefe paramilitar Úber Enrique Bánquez, alias 'Juancho Dique', quien sería el primer desmovilizado de las Autodefensas en salir de la cárcel, informaron este sábado fuentes oficiales.

Bánquez fue amparado por una medida del tribunal superior de Barranquilla que consideró que cumplió la pena de ocho años de prisión que se le había otorgado como parte de los acuerdos de desmovilización, indicó a la AFP una fuente de la Fiscalía.

El exjefe paramilitar, quien integró los bloques paramilitares Héroes de los Montes de María y Canal del Dique, se acogió al proceso de paz firmado por los grupos paramilitares con el gobierno del presidente Álvaro Uribe entre 2003 y 2006, que permitió la desmovilización de unos 30.000 paramilitares de derecha.

Sin embargo, la Fiscalía considera que Bánquez no ha tenido una buena conducta durante su tiempo de reclusión, no contribuyó efectivamente a la reparación de las víctimas y al esclarecimiento de la verdad de sus crímenes y tiene pendientes además los cargos de fraude procesal y falso testimonio, imputados por el organismo acusador luego de su desmovilización.

La apelación fue interpuesta ante la Corte Suprema de Justicia, que decidirá si le otorga finalmente la salida de la cárcel Modelo de Barranquilla.

Dentro de los crímenes en los que Bánquez participó figura la masacre de cerca de un centenar de personas en la localidad de El Salado, departamento de Bolívar, en febrero de 2000 y la masacre del caserío de Chengue, en Sucre, donde murieron 27 personas, en enero de 2001.

La pena de ocho años de prisión se profirió en el marco de la llamada Ley de Justicia y Paz, una norma que beneficia a excombatientes de milicias de derecha que firmaron el acuerdo de desmovilización.

Esta norma otorgó bajas condenas a los imputados a cambio de dejar las armas, confesar sus crímenes y reparar a las víctimas.

Colombia vive un conflicto armado desde hace más de medio siglo, en el que han participado guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha, fuerzas militares y bandas criminales, y que ha dejado más de 220.000 muertos y 5,3 millones de desplazados, según cifras oficiales.