Fiscalía archivó indagación por presiones para declarar en contra de Tomás y Jerónimo Uribe

El ente investigador determinó que no existe un soporte para verificar la denuncia presentada por la defensa de los hijos de Álvaro Uribe sobre un complot para vincularlos con las actividades ilegales del "zar de la chatarra".

Para la Fiscalía General existe certeza absoluta que no existió un “complot criminal” para declarar en contra de los hermanos Tomás y Jerónimo Uribe Moreno en el marco de la investigación que se adelanta por las presuntas irregularidades que rodearon la importación y exportación de chatarra. El ente investigador recolectó una serie de testimonios para verificar la denuncia presentada por la defensa de los empresarios en la que argumentó contar con información sobre la participación de funcionarios de la Presidencia para vincularlos con estos hechos.

Tras la práctica de pruebas testimoniales el ente investigador determinó que no existe un soporte frente a la acción presentada el pasado 4 de marzo por el abogado de los Uribe Moreno. En la misma se citó a un grupo de personas que tendría información sobre las presiones ejercidas por la Presidencia y la Fiscalía para vincular a los hijos del senador Álvaro Uribe Vélez con las actividades ilegales adelantadas por James Francisco Arias, más conocido como el ‘zar de la chatarra’, y quien actualmente enfrenta un proceso penal por un desfalco a la Dian.

Entre el 10 de marzo y el 11 de abril se recibieron las declaraciones juramentadas de las personas mencionadas en la denuncia. Tanto James Arias como su esposa, Diana Ochoa, aseguraron que nunca habían recibido las presiones mencionadas en la acción judicial. Ochoa aseguró que todo se trataba de una mala interpretación de una charla que sostuvieron con un grupo de personas cercanas. (Ver Tomás y Jerónimo Uribe aseguran que existen presiones para vincularlos en proceso judicial)

“Es así, que la Fiscalía va dando claridad a los hechos y puede afirmar más allá de cualquier duda razonable que no existe la conducta de constreñimiento ilegal, ni soborno, ni otra conducta que se asemeje a los hechos manifestados por los hermanos Uribe Moreno, porque no existe un complot criminal, toda vez que la señora Diana Ochoa, su esposo James Arias han hecho manifestación expresa que no han sido constreñidos, sobornados, manipulados con el fin de rendir testimonios o declaraciones juradas en proceso penal contra los hermanos Uribe Moreno”, precisa la decisión.

El fiscal 35 seccional destacado ante el CTI consideró que no existe certeza frente a las declaraciones hechas por Tomás Uribe Moreno frente al interés que tenía el secretario de transparencia de la Presidencia de la República, Camilo Enciso para vincularlos en el proceso penal que se adelanta contra James Arias. En su denuncia el hijo del senador aseguró que su padre había recibido información relacionada con las presiones que existían para que declararan en su contra.

Al recolectar la información la Fiscalía General estableció que en efecto Enciso sí solicitó formalmente información pertinente sobre el caso del “zar de la chatarra” frente al desfalco a la Dian mediante el cobro de la devolución de impuestos con exportaciones ficticias. En las peticiones se hacía referencia expresa al número de personas investigadas, el fiscal que asumió la investigación, en qué etapa procesal se encontraba y las sentencias emitidas por estos hechos.

Frente a esto la Fiscalía General consideró que no existían irregularidades en las solicitudes realizadas por el secretario de transparencia, toda vez que está facultado para ese tipo de acciones, es decir le está permitido por la ley para hacer el debido seguimiento de los casos que ameriten esa vigilancia especial de conformidad a las funciones otorgadas por el estatuto anticorrupción.

“El despacho tampoco observa relación de esos oficios con los señores Tomás Uribe y Jerónimo Uribe, ni con otra persona determinada, como se lo han hecho hacer creer al respetado expresidente de Colombia, señor Álvaro Uribe Vélez, dichas solicitudes están por los lineamientos legales que tiene el doctor Enciso Vanegas dentro de su rol como secretario de las razones”, precisa la determinación.

Asegura que el secretario de transparencia hizo otras solicitudes similares en otros casos diversos hecho por el cual no se puede concluir que tuviera un “interés específico” en contra de los hijos del expresidente Uribe Vélez. Debido a esto se consideró que al revisar los elementos materiales probatorios recolectados no se puede demostrar la tipicidad de la conducta narrada en la denuncia.