Fiscalía atribuye asesinatos de desmovilizados de la Farc al ELN y Clan del Golfo

Son cinco crímenes en total. De acuerdo con el ente investigador, el ELN sería el responsable de tres en Santacruz de Guachavés (Nariño), mientras que el Clan del Golfo estaría tras la muerte de dos desmovilizados en Peque (Antioquia).

Archivo particular - Referencia

La Unidad de Desmantelamiento de Organizaciones Crimínales de la Fiscalía entregó, este lunes, los primeros resultados desde su creación producto de los acuerdos de paz. De acuerdo con las evidencias y pruebas recopiladas, el ELN sería el responsable de tres desapariciones de desmovilizados de la Farc en Santacruz (Nariño), mientras que estructuras del Clan del Golfo habrían perpetrado un doble homicidio de excombatientes en Peque (Antioquia). 

Respecto a las desapariciones en Santacruz, la Fiscalía explica que el 25 de enero personas armadas, quienes se identificaron como excombatientes del ELN, se llevaron a la fuerza a William Rivera, conocido en la extinta guerrilla (FARC) como Emilio Sucre. El hombre se encontraba en un billar que era de su propiedad en la vereda La Florida, fue intimidado y amarrado de manos. Al parecer, fue puesto en una de sus fincas en zona rural del municipio junto a otros desmovilizados quienes lo acompañaban en diferentes labores. Los sujetos fueron identificados como Luis Cortés Cabezas, alias "Anderson Guerrero", y Johan Silva Paz, conocido como "Milton García". 

Los tres, al parecer, fueron trasladados hasta una zona desconocida. “A través de diversas técnicas de policía judicial, los investigadores establecieron que tres cuerpos, que correspondían a los exintegrantes de las Farc desaparecidos, habrían sido sepultados en el cementerio El Salto, en la vereda La Paloma, en Samaniego (Nariño)”, precisó la Fiscalía que envió este lunes, 5 de febrero, un grupo de identificación humana y equipos forenses. Sobre la lámina de concreto, donde estaban presuntamente enterados, encontraron las iniciales de Rivera, Silva Paz y Cortés. Los cuerpos fueron exhumados y entregados a Medicina Legal para su completa identificación. 

Los presuntos miembros del ELN, igualmente, regresaron días después del secuestro a la finca de William Rivera y le expresaron a su compañera sentimental que debía desalojar el lugar, ocupado por su hijo y otros dos familiares, aduciendo que iban a tomar posesión. Por su parte, la Fiscalía, con apoyo del Ejército, inspeccionaron la vivienda, el billar y dos fincas que pertenecían a Sucre. En una de ellas encontraron 32 granadas, un cañón de fusil, cartuchos, dos antenas de comunicaciones, dos hectáreas con cultivos de coca, 23 canecas de gasolina, dos canecas con anfo, pólvora y una caneca de coca y en procesamiento. 

Este material, argumenta la Fiscalía, pertenecía al ELN. "La hipótesis preliminar en poder de la Fiscalía está orientada a un posible problema por cultivos ilícitos en la región”, manifestó el ente investigador a través de una rueda de prensa presidida por la directora de la Unidad, Martha Janeth Mancera. 

Con respeto al homicidio en el municipio de Peque (Antioquia), la Fiscalía manifestó que el pasado 16 de enero, habitantes del barrio La Miranda alertaron la muerte de dos desmovilizados de la extinta guerrila, quienes habrían llegado a la zona para organizar una reunión con el propósito de apoyar a uno de los candidatos a la Cámara de Representantes del partido político Farc. Las investigaciones evidencian que estas dos personas descansaban en una vivienda y fueron citados en un parqueadero cercano. Al acudir al encuentro, según la Fiscalía, fueron atacados con armas de fuego y murieron en ese lugar. 

Los desmovilizados fueron identificados como Wilmar Asprilla Allín, alias "Wilson", y Ángel de Jesús Montoya Ibarra, conocido como "Elkin". “El doble homicidio habría sido ordenado por integrantes de la estructura Pacificadores Bajo Cauca de la organización criminal Clan de Golfo”, expresó la Fiscalía. Por estos hechos, a dos personas del Clan de Golfo les emitieron órdenes de captura por un juez de garantías. “El material obtenido indicaría que el crimen correspondería a una retaliación del Clan del Golfo por las acciones que dos desmovilizados realizaron en la región mientras pertenecieron al frente 57 de las desaparecidas Farc”, agrega la Fiscalía. 

Verifican identidad de un sexto exintegrante de las Farc

Un equipo de forenses se desplazó este lunes a Turbo (Antioquia), donde la Armada Nacional encontró un cuerpo sin vida que se encontraba flotando sobre el río Atrato, con el propósito de verificar si los restos corresponderían Timoteo Mosquera Martínez, otro desmovilizado de las Farc. Jair, como también es conocido, fue reportado como desaparecido el pasado 2 de febrero. Ese día, según la Fiscalía, los familiares señalaron que el 20 de enero llegó a la montaña a visitarlos y, a esa zona, llegaron varios hombres que, después de una conversación, se lo llevaron por el río Atrato.