Fiscalía cerró investigación por ataque con ácido contra Inés Cantillo

El ente ahora busca establecer si incurrió en falso testimonio cuando acusó a un extrabajador de arrojarle el químico.

La Fiscalía Seccional Bogotá archivó la investigación que se adelantaba por presunto ataque con ácido del que habría sido víctima la señora Inés Carillo en hechos registrados el 6 de abril en la localidad de Bosa, en el sur de la capital de la República.

Sin embargo, el ente investigador le abrió indagatoria preliminar a la mujer por presuntamente haberle mentido a las autoridades sobre este hecho. El grupo de falsos testigos busca establecer si la comerciante incurrió en un falso testimonio. 

Sobre este caso el director del CTI, Julián Quintana anunció que se están recolectando y analizando las pruebas en el marco de la investigación contra Cantillo, quien le aseguró a las autoridades judiciales que conocía al autor del ataque e incluso dio pistas para que se realizará un retrato hablado. Por la captura de esta persona se ofrecían 75 millones de pesos.

El pasado lunes, el director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino aseguró que según las pruebas recolectadas todo se trató de un accidente, sin embargo con la finalidad de cobrar la recompensa presentó una declaración falaz. (Ver Audios en los que Inés Carrillo reconoce que se inventó el ataque)

En este caso existen dos interceptaciones de conversaciones que sostuvo Castillo con una amiga y su esposo en el revela que no se presentó un accidente, sino que producto de los nervios le dijo eso a los investigadores.

Igualmente reveló que la sustancia le cayó en la espalda y las piernas cuando se encontraba en el baño y “se chorreó el tarro (…) Yo le dije que estaba nerviosa y que no sabía lo que estaba diciendo”.

El director de la Policía manifestó que “se logró concluir o determinar que no existió agresión externa. Lo que ocurrió fue un accidente”. Sin embargo, el general dejó entrever que no se descarta que ante la solidaridad que despertó el ataque con ácido que sufrió Natalia Ponce de León, Carrillo se arrojara ácido en la espalda para que su familia después informara a las autoridades el supuesto paradero del atacante y luego así cobrar la recompensa ofrecida.

Tampoco se descarta que Carrillo al sufrir el accidente mintiera sobre las verdaderas causas de la lesión para recibir ayuda, tal como ha sucedido con otras mujeres atacadas con ácido.

El pasado 6 de abril, la Policía infirmó que Inés Carrillo, de 47 años, había sido víctima de un sujeto desconocido que le arrojó una sustancia química que alcanzó varias partes de su cuerpo. Según la versión de la mujer, el atacante le roció ácido cuando se encontraba de espaldas en el momento en el que cerraba su negocio.

En el supuesto ataque ocurrido en la localidad de Bosa al sur de Bogotá, Carillo quedó herida de gravedad en espalda, brazos y glúteos. La mujer fue remitida a la unidad de quemados del hospital Simón Bolívar.

“Le lanzaron un químico que le quemó toda la nuca y por escurrimiento toda espalda y hasta la región glútea, uno de los brazos y los muslos de ambas piernas (…) Ella dice que solamente iba caminando y que no se dio cuenta quién le lanzó el químico porque se lo lanzaron por atrás, entonces ella no sabe quién fue, ni cómo era el agresor”, precisó –en ese momento- Jorge Luis Gaviria, médico cirujano del centro hospitalario.