"Fiscalía demostrará que muerte de Colmenares fue un homicidio"

Martha Lucia Zamora, en representación del ente investigador, presentó su teoría del caso en el proceso que se adelanta contra Carlos Cárdenas.

La fiscal cuarta delegada ante la Corte Suprema de Justicia, Martha Lucia Zamora, presentó ante el juez 27 de conocimiento la teoría del caso en el proceso que se adelanta contra de Carlos Andrés Cárdenas Gómez, por su presunta participación en los hechos que rodearon la muerte del joven Luis Andrés Colmenares Escobar, el 31 de octubre de 2010.

En su corta intervención, la representante de la Fiscalía General de la Nación indicó que existen elementos materiales probatorios, entre testimonios y documentos, que infieren que el joven de 20 años no murió a causa de un accidente sino por “la fuerza ejercida de terceros”, pruebas que serán presentadas en el juicio contra Cárdenas Gómez por su presunta participación en los delitos de homicidio agravado y soborno.

Según la fiscal del caso, existen cuatro puntos principales que demuestran que infructuosas resultaron los operativos de búsqueda adelantada por un grupo de patrulleros, bomberos y amigos después de que se “denunciara” la desaparición del joven estudiante de la Universidad de los Andes luego de salir de una fiesta de disfraces en la zona rosa en el norte de la capital de la República.

El primero de esos indica que los patrulleros del CAI ubicado en cercanías al parque El Virrey, atendiendo la llamada de auxilio de los compañeros de Colmenares Escobar, no fueron capaces de encontrar al joven o un rastro de su paradero, luego de que Laura Moreno indicara que lo había perseguido por toda la carrera 15 hasta que perdió contacto visual hasta que se cayó al canal de aguas lluvias del parque.

La Fiscalía buscara demostrar en el proceso que el deceso de Colmenares no fue, como se dijo en un principio, consecuencia de injerencia de grandes cantidades de alcohol que llevaron a un accidente, “sino que fue un homicidio” y que Carlos Cárdenas participó en el mismo en calidad de autor material.

“La investigación adelantada sostiene que los hechos no ocurrieron como los narró Laura Moreno y Jessy Quintero”, precisó la fiscal del caso al manifestar que las pruebas documentales son claras en indicar en sus declaraciones se presentaron contradicciones de tiempo, modo y lugar.

Igualmente, según Zamora, se demostrará en este juicio que el procesado estuvo en la discoteca Penthouse y en los alrededores de la misma en la noche del 30 y madrugada del 31 de octubre de 2010.

Con la ayuda de peritos, expertos, técnicos y físicos se buscará demostrar que la muerte no fue “producto de una caída de altura, sino que fueron causadas por terceros y o consecuencia de un accidente”.

Para la Fiscalía, todos los elementos materiales permitirán demostrar que las personas que atacaron a Colmenares se aprovecharon de su vulnerabilidad, y que debido a la violencia de los golpes le provocaron graves y morales lesiones en el cráneo y en las partes inferiores.

“El cuerpo fue puesto en el canal de aguas del caño El Virrey por lo que se presentó una asfixia por inmersión en medio líquido”, explicó la fiscal Zamora al indicar que las pruebas periciales así lo demuestran, asegurando que esta muerte no fue consecuencia de un accidente. “Las afirmaciones de las últimas personas que lo vieron con vida no son ciertas y se quiso encubrir lo que realmente sucedió”.

En este caso se presentaran unas interceptaciones telefónicas de conversaciones que sostuvo Cárdenas Gómez y un grupo de compañeros, en lo que se hacía mención al hecho de que se debía ocultar lo que pasó en la noche del 30 y la madrugada del 31 de octubre.

“Las interceptaciones de las comunicaciones entre Carlos Cárdenas y otros abonados se escucha como los invitó a guardar silencio y hablar con prudencia sobre estos hechos”, precisó la fiscal del caso al mencionar las pruebas que serán tenidas en cuenta.

Ante esto hizo referencia al hecho de que al momento de la captura de Laura Moreno, septiembre de 2011, el ahora procesado le dijo: “Tú sabes qué fue lo que pasó (…) Ya no se podía hacer nada (…) Pasó lo que tenía que pasar. Y le indicó no hacia presencia para no ‘hundirla’ más”.

“No fue un homicidio, fue un accidente”

El abogado Mario Iguarán, quien defiende los intereses de Cárdenas Gómez aseguró que en el juicio que se adelanta contra su cliente presentarán pruebas y testimonios suficientes que permitirán inferir que lo que se presentó en la madrugada del 31 de octubre de 2010 fue un accidente.

“No obedeció a un homicidio, sino a un fatídico, nefasto, doloroso y absurdo accidente en el parque El Virrey”, precisó el jurista, quien indicó que en este caso se buscará por todos los medios la verdad.

“Demostremos que la verdad de los hechos acaecidos esa noche indican que es un accidente. Pero no lo diremos nosotros, lo dirán los testigos, las pruebas, los peritos”, aseguró Iguarán, quien manifestó que su cliente decidió no hacer presencia en las diligencias judiciales por voluntad propia.

Igualmente aseguró que las pruebas arrojarán la hora y el lugar exacto en el que se encontraba su defendido la noche del 30 y la madrugada del 31 de octubre de 2010. “No estaba en la discoteca que menciona la Fiscalía, ni a sus alrededores, estaba muy lejos de ese lugar y acá lo demostraremos”.

“Vendrán a juicio a testimoniar los amigos del joven Luis Andrés Colmenares”, expresó Iguarán, quien además dijo que ellos argumentarán si para la época de los hechos conocían a Carlos Cárdenas y explicarán si lo vieron o no la noche de los hechos.