Imputarán cargos a agente del Esmad comprometido en muerte de Nicolás Neira

Néstor Julio Rodríguez Rúa, al parecer, tiene responsabilidad de la muerte del joven el 1° de mayo de 2005 en Bogotá. El agente fue el que disparó la bala de gas lacrimógeno contra la multitud.

Nicolás Neira murió tras ser golpeado mientras participaba en la movilización del Día de los Trabajadores de 2005.Foto tomada de Colombiaencontexto.wordpress.com

Este viernes, sobre las 9 de la mañana ante un juzgado de garantías de Paloquemao, la Fiscalía General le imputará cargos a Néstor Julio Rodríguez Rúa, el agente del Escuadrón Móviles Antidisturbios (Esmad) señalado de disparar la bala de gas lacrimógeno al joven Nicolás Neira durante una manifestación del Día de los Trabajadores, el 1° de mayo de 2005 en Bogotá.

La diligencia judicial, que estaba programada para el pasado 6 de octubre, tuvo que ser aplazada porque el abogado Rodríguez Rúa, Wilson Martínez Sánchez, fue designado por el Ministerio Público como procurador delegado para la vigilancia judicial, razón por la cual presentó su dimisión en este proceso penal. (En contexto: “Se van a esclarecer los excesos del Esmad”: padre de un joven asesinado por el cuerpo antidisturbios)

A lo anterior se le suma que el Consejo Superior de la Judicatura, recientemente, ordenó que el caso sea llevado por la justicia ordinaria y no la penal militar, argumentando que la muerte de Neira no podía considerarse un “acto relacionado con el servicio”. Ese 1° de mayo, el joven llegó a la Avenida El Dorado junto con unos amigos a sumarse a la protesta.

Según la Fiscalía, la orden para el Esmad era deshacer la movilización a como diera lugar. Incluso, si era necesario, con el uso de la violencia. Neira quedó atrapado en una especie de barrera humana que formaron agentes del Esmad. Él y sus compañeros fueron todos golpeados, sobre todo con los bolillos de los policías, y él fue quien quedó en peor estado.

En medio de este disturbio, el agente Rodríguez Rúa disparó una “lanzagases” contra la multitud e impactó sólo a Nicolás Neira, en su cabeza. El joven fue llegado a un Centro de Atención Médica Inmediata (Cami), pero las heridas eran tan graves que tuvo que ser trasladado a la Clínica Saludcoop, en el norte de la capital del país. (Le puede intersar: Judicatura pide que investiguen a fiscales del caso Nicolás Neira por “tardanza y negligencia”)

Trauma en tejidos blandos. Escoriaciones en extremidades superiores. Traumas por los golpes de los bolillos. Crisis convulsivas. Herida de dos centímetros en la región occipital de la cabeza. Edema cerebral. Contusión cerebral por trauma craneoencefálico, este último causante de su muerte. Así quedó consignado en el expediente. El cuerpo de Nicolás Neira se volvió una especie de mapa de los excesos del Esmad.