La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 3 horas
No asistió a la audiencia

Fiscalía imputó cuatro delitos al empresario Carlos Mattos

El ente investigador le imputó los delitos de cohecho por dar un ofrecer, utilización ilícita de redes de comunicaciones, acceso abusivo a sistema informático y daño informático. El juez declaró a Matros en contumacia.

Carlos Mattos, dueño de la empresa Hyundai Colombia Automotriz S.A.Cristian Escobar - Cromos

Tras varios intentos fallidos por imputarle cargos, la Fiscalía presentó las pruebas ante el Juzgado 27 de Garantías de Bogotá para investigar al empresario Carlos Mattos por cuatro delitos: cohecho por dar un ofrecer, utilización ilícita de redes de comunicaciones, acceso abusivo a sistema informático y daño informático. A la audiencia, que se desarrolló en el Complejo Judicial de Paloquemao, el dueño de la empresa Hyundai Colombia Automotriz S.A. no se presentó, situación que llevó a la Fiscalía a pedir que Mattos sea declarado en contumacia. (Lea también: La novela del caso Carlos Mattos)

Para sustentar esa petición, el ente investigador hizo un recuento de las citaciones judiciales que ya se le habían notificado a Mattos a través de varios canales de comunicación, y cuestionó los contantes cambios de abogados para que ejercieran su defensa en el proceso. A pesar de que el empresario había expresado su deseo a asistir mediante videoconferencia, finalmente no compareció y únicamente asistieron Mildred Hartman y Camilo Jaramillo, dos de sus abogados. El juez, al evaluar los argumentos, declaró en estado de “rebeldía” a Mattos y continuó con la audiencia.

La Fiscalía le atribuyó a Mattos ser uno de los partícipes en la manipulación del reparto de una demanda que él presentó contra la compañía coreana Hyundai Motor Company, que en septiembre de 2015 le quitó al empresario la representación comercial de Hyundai en Colombia después de 25 años de relación comercial. Luego de esa ruptura, el ente investigador dijo en la audiencia que Mattos conformó un equipo de varios abogados para buscar resarcir los perjuicios ocasionados por esa decisión. (Le sugerimos: Nueva imputación contra Carlos Mattos porque, al parecer, habría sobornado a otro juez)

Para ello, Carlos Mattos contrató a Carlos Ignacio Jaramillo, exmagistrado de la Sala Civil de la Corte Suprema, con el propósito de elaborar una demanda con la que pretendía obtener las medidas cautelares. El exmagistrado elaboró la demanda, con base en sus amplios conocimientos en el campo del derecho, y se la presentó a Mattos en noviembre de 2015. Mattos, para ese entonces, ya venía hablando con el abogado Luis David Durán Acuña del proceso irregular, según la Fiscalía. Durán Acuña está siendo investigado por esto hechos y se encuentra detenido. 

La Fiscalía aseguró que la demanda fue presentada en la oficina de reparto del Supercade de Suba, en el occidente de Bogotá, el 29 de febrero de 2016. A las 9:26 a.m. de ese día, la demanda fue asignada por reparto al Juzgado Sexto Civil del Circuito, en cabeza de juez Reinaldo Huertas. En menos dos meses, el despacho accedió a las medidas cautelares en favor de Mattos, lo cual implicaba que la compañía coreana no podía realizar ninguna actividad comercial en el país sino únicamente con la empresa Hyundai Colombia Automotriz S.A. (Lea: Juez que falló polémica demanda del caso Hyundai habría recibido $2.000 millones)

Lo que vino después encendió las alarmas de las autoridades. La Fiscalía aseguró que Jenny Andrea Barrios, coordinadora del Centro de Servicios Administrativos para los juzgados civiles, laborales y de familia, presentó en marzo de 2016 una denuncia explicando que el sistema presentaba irregularidades. La mujer reportó la irregularidad al ingeniero Fabio Rozo y, luego de hacer la verificación, efectivamente encontró una alteración en el sistema por parte del usuario wcasas, que corresponde a Wilmer Andrey Casas Mendoza, auxiliar administrativo de la Dirección Ejecutiva de la Administración Judicial para ese entonces.

El ingeniero Rozo se conectó al sistema de manera remota, tomó unos pantallazos de las irregularidades y llamó a su jefe, Ramón Orlando Ramírez Fuentes, pero la Fiscalía asegura que no encontró ninguna respuesta de esta persona para averiguar qué sucedía. Tanto Casas Mendoza como Ramírez Fuentes fueron detenidos y aceptaron su responsabilidad por estos hechos. El órgano investigador dijo que Edwin Fabián Macías Castañeda fue la persona que físicamente presentó la demanda y que sostuvo reiteradas comunicaciones con Dagoberto Rodríguez Niño, oficial mayor del mencionado juzgado. (Le podría interesar: Las pruebas de la Fiscalía en contra del abogado de Carlos Mattos)

Los testimonios que comprometen al empresario

En la audiencia, la Fiscalía citó los testimonios de varias personas investigadas por estos hechos y que están colaborando con la justicia. Macías Castañeda, por ejemplo, confirmó lo dicho por el ingeniero Edwin Enrique Angulo –también capturado– sobre los dineros que habría recibido varios funcionarios para manipular el sistema. Además, comentó detalles de cómo Mattos buscó la manera de que le ayudaran con la demanda y cómo Luis David Durán Acuña entregaba los dineros acordados previamente.

Dagoberto Rodríguez, por su parte, explicó que fue contactado por dos compañeros para que pedirle que recibiera a una persona. Él aceptó y se reunió en una cafetería en el centro de Bogotá con esa persona que, según la Fiscalía, se identificó como Carlos Mattos. El empresario, de acuerdo con el testimonio, le dijo que le buscara una cita con su jefe, es decir, con el juez Reinaldo Huertas. Él aceptó verse con Mattos, quien, al parecer, les ofreció un pago iniciar de $700 millones por la ayuda y una comisión de éxito de $1.000 millones cada año si las medidas cautelares se mantenían vigentes.