Fiscalía insiste en que político de Risaralda planeó su propio atentado

Julio César Londoño Guevara es investigado por, supuestamente, haber orquestado un plan para fingir un ataque en su contra. Fue secretario de Gobierno de Risaralda hasta el día en que se supo que habían detenido a dos policías por este caso.

Capturan al ex secretario de gobierno de Risaralda, Julio César Londoño GuevaraArchivo El Espectador

La Fiscalía da por sentado que el pasado 31 de octubre, Julio César Londoño no fue víctima de ningún atentado. Ese día, mientras se desplazaba en calidad de secretario de Gobierno a zona rural de Pueblo Rico (Risaralda) en donde había una minga indígena, hombres armados dispararon contra su camioneta. Ni él ni su conductor resultaron heridos. En su momento, el gobernador de Risaralda salió a pedir agilidad en las indagaciones, e incluso circuló la versión de que "un peso pesado" de la política estaría detrás del acto violento. Para la Fiscalía, esa hipótesis ya está descartada. 

Este martes 12 de diciembre, con apoyo de la Policía, el organismo investigador capturó a Londoño Guevara y consiguió que un juez aprobara su detención en un centro carcelario mientras la investigación continúa, lo cual el exsecretario niega. La Fiscalía, no obstante, sostiene que tiene en su favor varias evidencias. Las primeras pistas de que Londoño Guevara fue el determinador de su propio atentado surgieron en el momento en que fueron capturados Julián Correa Blandón y Jonathan Flor Ortiz, los hombres que dispararon contra su camioneta. 

Correa Blandón y Flor Ortiz fueron señalados de los delitos de tentativa de homicidio agravada, tráfico, fabricación y porte ilegal de armas de fuego agravado y disparo de arma de fuego contra vehículo. Su detención se dio a pocoso minutos de haberse cometido el atentado, y desde entonces están detenidos. En ese momento les incautaron un arma y teléfonos celulares, elementos que resultaron ser el punto de partida de la investigación: el arma era de dotación de la Policía.

Según la Fiscalía, ambos hombres "se convirtieron en testigos claves". Ellos revelaron que habían sido contactados por un subintendente de la Policía y este, a su vez, por un capitán de la misma institución. "Las interceptaciones a llamadas telefónicas y mensajes a través de Whatsapp, previa autorización de un juez, dejaron en evidencia que no se trataba de un atentado con la intención de segar la vida de Londoño Guevara, sino de un auto atentado, pues habría sido él quien lo planeó con anuencia del capitán, quien era amigo suyo".  

Posterior a la captura de Correa Blandón y Flor Ortiz , la Fiscalía incluyó en la lista de posibles partícipes del atentado a Luis Carlos González Muñoz, subintendente de la Policía adscrito a la Sijín -quién había contactado a los supuestos sicarios-, y a Alberto Hernández Rojas, capitán de la Policía y exjefe de la Sijín de Risaralda -quien presuntamente contactó al subintendente González Muñoz para fingir el atentado. Los dos fueron detenidos el pasado 22 de noviembre, y ninguno aceptó cargos.

Con la previa autorización de un juez, el ente investigador procedió a interceptar llamadas y conversaciones de Whatsapp del exsecretario Londoño. Según el ente investigativo, así descubrió que el capitán Hernández no sólo apoyaba la idea del auto atentado, sino que también se habría reunido con Londoño en su casa en Risaralda, a pesar de que para la fecha del atentado Hernández Rojas ya no trabajaba en ese departamento. Ellos también fueron enviados a la cárcel como medida preventiva para la investigación.  

Con el material recolectado y los testimonios otorgados por los testigos, la Fiscalía oconcluyó que el exfuncionario fue quien ideó el atentado en su contra, por lo que el martes pasado fue detenido y luego, enviado a la cárcel mientras la investigación en su contra sigue. Al exsecretario le imputaron los cargos de concierto para delinquir, disparo de arma de fuego contra vehículo, fraude procesal y falso testimonio. Londoño no aceptó estos cargos, informó el ente acusador.