Fiscalía le imputó dos nuevos delitos a Samuel Moreno por 'carrusel de la contratación'

El exalcalde de Bogotá no aceptó los cargos imputados por las irregularidades en la celebración del contrato para la prestación del servicio de ambulancias.

La Fiscalía General le imputó los cargos de cohecho e interés indebido en la celebración de contratos al exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas en el marco del proceso que se le adelanta por su presunta participación en las irregularidades que rodearon el proceso contractual del servicio de ambulancias en la capital de la República.

Para el ente investigador, existen pruebas testimoniales –entre las que se destacan contratistas, exfuncionarios de la Secretaría de Salud y particulares- que vinculan a Moreno Rojas con el cobro de multimillonarias comisiones para favorecer a una empresa en el proceso de licitación. Para esto se habrían modificado el pliego de cargos con el fin de que dicho oferente fuera el único que cumpliera los requisitos exigidos pese a la poca experiencia que tenía en este tipo de contratos.

Con su actuación, según la Fiscalía, el exburgomaestre logró un beneficio personal en materia económica, puesto que lideró la “empresa criminal” que cobró estas comisiones en el año 2009. Según la investigación habría solicitado una “mordida” del 9 por ciento del valor total del contrato, cuyo costo ascendía a los 67 mil millones de pesos, con el fin de que la empresa del contratista Emilio Tapia resultará beneficiada.

Ante la pregunta de la jueza 41 de garantías, el exmandatario distrital se declaró inocente de dichos cargos, en este, el tercer proceso que se le adelanta por su presunta participación y conocimiento en los hechos que rodearon el ‘carrusel de la contratación’, considerado el mayor escándalo de corrupción administrativa en el país.

El testigo clave

El principal testigo en este nuevo proceso contra el exalcalde de Bogotá, es el exsecretario de salud del Distrito, Héctor Zambrano quien aseguró recibió presiones para el direccionamientos de este proceso licitatorio. Para esto, Moreno Rojas le pedía informes continuos sobre los contratos y los acuerdos de este multimillonario convenio.

“Una vez se empiezan a recibir los dineros, Zambrano tenía que mantenerlo informado sobre los dineros recibidos del contrato (…) Conocía que estaba aceptando una promesa remuneratoria y recibiendo dinero de contratos contractuales”, precisó el fiscal del caso.

En este punto señaló que Moreno Rojas, debido a su formación como abogado y economista, sabía claramente que estaba incurriendo en una conducta antijurídica, y omitiendo de manera clara sus funciones para hacer cumplir la ley.

Igualmente se tuvo en cuenta la declaración de Emilio Tapia que señaló al exalcalde de Bogotá de ser uno de los principales participes en las irregularidades que rodearon la celebración de este contrato.

Para sustentar su dicho, el contratista presentó una serie de documentos que relacionan directamente al exalcalde de Bogotá. “Desde los estudios previos, cuando se deciden los precios, todo fue organizado para que se lo ganara la empresa que señaló el exconcejal Hipólito Moreno”.

Desde septiembre de 2011, el exalcalde de Bogotá se encuentra privado de la libertad. Actualmente enfrenta dos procesos penales por las irregularidades en la entregad de contratos de la reparación de la malla vial y la cesión de un tramo de la Fase III de TransMilenio por la calle 26 que le había sido adjudicada al grupo Nule.