Fiscalía le imputó el delito de concierto para delinquir a cúpula de DMG

Daniel Ángel Rueda y Margarita Pabón podrían pagar de 8 a 18 años de prisión.

Ante la juez quinta de garantías, la Fiscalía General le imputó el delito de concierto para delinquir agravado a Daniel Ángel Rueda y Margarita Pabón, señalados de ser parte de la cúpula de DMG.

En su intervención, el fiscal indicó que Ángel era el encargado de adelantar los contactos para convocar reuniones entre David Murcia Guzmán con personalidades para concretar la administración de bienes de DMG en el exterior.

Igualmente se indicó que era la persona que estuvo encargada de la adquisición de bienes en Colombia y en el exterior con "dinero captado de manera ilícita" los cuales ya fueron plenamente identificados.

En el caso de Margarita Pabón se señaló que fue la encargada de 5 millones de dólares a favor de la captadora ilegal de recursos para lo que habría utilizado documentos falsos y doble contabilidad.

En la diligencia judicial, los representantes de la víctima de la captadora ilegal manifestaron que hasta el momento los afectados no ha recibido una reparación integral. 

"Lo que hemos podido verificar es que dichos dineros se encuentran en paraisos fiscales y en cabeza de testaferros", precisó el abogado. 

En medio de la audiencia, el representante de la Procuraduría General presentó varias solicitudes de aclaración ante la imputación hecha por la Fiscalía, al considerar que según los argumentos esgrimidos existe una similitud con el proceso que se les adelantó por el delito de lavado de activos por el que ya fueron condenados.

En este sentido pidió que se haga una aclaración por los hechos relevantes por los que se está adelantando en este nuevo proceso, al considerar que se debe establecer la responsabilidad y participación de Pabón y Ángel en el cargo de concierto para delinquir agravado.

Por su parte, el abogado Daniel Peñaredonda, quien defiende los intereses de Ángel, señaló que en la imputación fueron citados hechos con los que ya se logró un preacuerdo con la unidad contra el lavado de activos. “La Fiscalía no puede pretender que después de cinco años digan que se les olvido el concierto para delinquir".

La audiencia fue reprogramada para el próximo martes.