Fiscalía llamó a juicio a cúpula de Reficar

A pesar de que no se ha tomado una decisión sobre la medida de aseguramiento, el ente investigativo radicó ante el Centro de Servicios de Paloquemao el escrito de acusación.

La Refinería de Cartagena, según la Contraloría, tuvo sobrecostos por más de US$6.000 millones.Archivo particular.

A pesar de que el Juzgado 16 de Garantías de Bogotá no ha tomado una decisión ante la solicitud de la Fiscalía de enviar a prisión a los exdirectivos de Reficar, Ecopetrol y de la firma CB&I, procesados por los millonarios sobrecostos que se generaron en la modernización de la planta de refinería de Cartagena, la Fiscalía radicó ante el Centro de Servicios de Complejo Judicial de Paloquemao el escrito de acusación en contra de los investigados. Audiencia que, según fuentes cercanas al proceso, todavía no tiene fecha. (En contexto: El expediente Reficar en la Contraloría)

El pasado 2 de agosto, Orlando José Cabrales, expresidente de Reficar; Philip Asherman, exrepresentante legal de la firma CB&I; Pedro Rosales Navarro, exvicepresidente ejecutivo del Downstream de Ecopetrol; Felipe Laverde Concha, exvicepresidente jurídico de Reficar; Massoud Deidehban, exdirector de proyectos y representante legal de CB&I; Reyes Reynoso Yáñez, expresidente de la refinería; y, finalmente, Carlos Alberto Lloreda, exrevisor fiscal de la refinería, se declararon inocentes de los sobrecostos de Reficar que llegaron a los $ 610.000 millones.

Si bien la Contraloría habló de un desfalco de US$6.000 millones, el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, precisó en su momento que la investigación se centró en facturas que permitían inferir hechos delictivos. Según la Fiscalía, ellos serían los responsables de firmar dos convenios que terminaron por afectar las arcas del Estado y que permitieron el pago de facturas que nada tenían que ver con la obra, como, por ejemplo, cuentas de bebidas alcohólicas, masajes de spa y alquiler de vehículos de alta gama. La Fiscalía también cuestionó la forma en que se aprobó y avaló el retiro de Glencore –socia de Ecopetrol– como socio estratégico del proyecto de Reficar sin haber recibido alguna sanción y violando los parámetros establecidos en los Conpes 3312 de 2004 y 3636 de 2005. (Lea: Fiscalía imputó cargos a exdirectivos de Reficar por millonarios sobrecostos)

Aunque la refinería tenía conocimiento de que saldaba gastos sin soportes legales, la firma estadounidense, dice la Fiscalía, continuaba generando consumos irregulares como servicios duplicados y equipos que jamás prestaron sus servicios. Además, con recursos públicos, “se pagó horas ordinarias presuntamente trabajadas por un directivo de CB&I que se encontraba en vacaciones en Houston (Estados Unidos), así como las horas extras”, mencionó la Fiscalía en un proceso que lleva más de tres meses en los estrados judiciales. Si bien Foster Wheeler, compañía contratada para auditar y supervisar los proyectos, rechazaba las facturas, estas, a pesar de todo, eran canceladas por Reficar, explicó el organismo investigador.

El organismo investigador les imputó a los exfuncionarios de la refinería los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito y falsedad en documento público. Ahora, la Fiscalía, que aguarda paciente la decisión del juzgado 16 de garantías sobre la medida de aseguramiento –decisión que se conocerá en enero próximo–, prepara su artillería de pruebas para enfrentar un juicio que, en todo caso, tomará un buen tiempo. (Le podría interesar: Imputarán a Orlando Cabrales y cúpula de Reficar por más de $610.000 millones en sobrecostos)