Fiscalía pidió condena contra exconcejal Orlando Parada por el 'carrusel'

El excabildante es procesado por haber presionado el nombramiento de funcionarios en el Distrito.

Ante el juez primero de conocimiento de Bogotá, la Fiscalía General solicitó que se emita fallo condenatorio en contra del exconcejal distrital, Orlando Parada en el proceso que se le adelanta por su presunta participación y responsabilidad en los hechos que rodearon el denominado ‘carrusel de la contratación’ en la capital de la República.

Para el fiscal del caso existen pruebas documentales y testimoniales que permiten inferir la responsabilidad penal del excabildante en el nombramiento de Iván Hernández Daza como director de la Unidad de Mantenimiento Vial, y así lograr beneficios para un grupo de contratistas de multimillonarios convenios contractuales en materia vial en Bogotá durante la administración de Samuel Moreno Rojas.

En este sentido citó los testimonios de los exconcejales Hipólito Moreno y Andrés Camacho Casado –y condenados por estos hechos de corrupción administrativa tras aceptar su responsabilidad- y otras pruebas documentales que permiten verificar que el entonces cabildante sí se benefició con dicho nombramiento.

Según la Fiscalía General, utilizando su posición social para pedir comisiones con el fin de beneficiar a los contratistas y omitir el debate de control político en el Concejo de Bogotá. Según uno de los testimonios, Parada recibió 400 millones de pesos para direccionar desde la Unidad de Mantenimieto Víal dichos contratos.

"Lesionó la administración pública, al utilizar indebidamente las influencias derivadas de su cargo", precisa uno de los apartes del escrito de acusación. En este sentido se manifestó que con su actuación se buscó un beneficio propio y no para la comunidad, desconociendo sus funciones y el objetivo de su cargo. 

Para la Fiscalía General el exconcejal es responsable de los delitos de tráfico de influencias de servidor público y cohecho impropio. Actualmente se encuentra privado de la libertad en la cárcel La Picota de Bogotá.