Fiscalía recibió resoluciones de extradición contra implicados en crimen de agente de la DEA

En los próximos días serán puestos a disposición de las autoridades de los Estados Unidos.

El vicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo anunció que el ente recibió en las últimas horas por parte del Gobierno de Colombia las siete resoluciones firmadas que conceden la extradición de los taxistas implicados en la muerte del agente de la DEA, James Terry Watson registrado el 21 de junio de 2013 en el norte de Bogotá.

Con esto los implicados en este caso de paseo millonario, quienes se encuentran privados de su libertad en la cárcel La Picota, serán puestos en los próximos días a disposición de las autoridades de los Estados Unidos que los requieren por los cargos de asesinato de persona con protección internacional, asesinato de un funcionario o empleado de los Estados Unidos, concierto para secuestrar, secuestro, y obstrucción a la justicia.

“Con esto se culmina el proceso de extradición”, precisó el Vicefiscal General. El pasado 2 de abril la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia avaló la solicitud presentada por una Corte de los Estados Unidos en contra de estas siete personas quienes participaron en el intento de robo y posterior asesinato del agente del organismo internacional.

El alto tribunal tuvo en cuenta que la víctima tenía la calidad de "persona internacionalmente protegida" puesto que hacia parte del cuerpo diplomático de los Estados Unidos, hecho por el cual se solicitó la petición presentada por la defensa de los siete implicados en este caso que indican que debían ser juzgados en Colombia.

Esto teniendo en cuenta la Convención sobre la prevención y el castigo de delitos contra personas internacionalmente protegidas, suscrita en Nueva York el 14 de diciembre de diciembre de 1973, el cual fue avalado en Colombia mediante la ley 1169 de 1994.

“Debe entenderse que han ocurrido por disposición de la convención tanto en el estado de origen de la víctima como en el lugar en el que efectivamente fueron cometidos esto permitió concluir a la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia que se cumplía con la condición prevista acerca de que tales conductas fueron cometidas en el exterior”, precisó el presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema, Fernando Castro.

La Corte Suprema impuso una serie de condicionamientos a los Estados Unidos entre los que se encuentran el hecho de que no sean juzgados por hechos distintos a los presentados en la solicitud formal, “no se les pueden imponer penas de muerte o cadenas perpetuas por estas prohibidas en nuestro ordenamiento jurídico. Debe descontarse de la eventual condena que se les impondrá el tiempo que han permanecido privados de la libertad por este trámite de extradición”.

En uno de los puntos clave se indica que se les debe garantizar a los procesados tengan contacto con sus familiares más cercanos teniendo en cuenta lo establecido en la Constitución Política de Colombia.

Igualmente se debe tener en cuenta el hecho de que la extradición no implica que se pierda la nacionalidad ni los derechos como colombianos, por lo que el deber de las autoridades colombianas se extiende a tal punto que tienen que vigilar que en el país reclamante se les respeten los derechos y garantías.

En su decisión la Corte Suprema emitió concepto desfavorable frente a dos de los siete cargos formulados porque en ellos se indica como víctima de los hechos a un empleado de los Estados Unidos en ejercicio de sus funciones y “la convención solo consagra este especial amparo para los agentes diplomáticos frente a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961”.

En el concepto, al Corte Suprema de Justicia llama la atención sobre el riesgo que puede conllevar el asesinato del agente del organismo internacional y los tratados de cooperación que se han firmado entre los Estados Unidos y Colombia en los últimos años en el marco de la lucha contra el terrorismo y el tráfico de drogas-

“Por lo tanto, puede decirse que la muerte de un agente de la DEA, no sólo pone en riesgo la continuidad del programa de colaboración mutua entre Estados Unidos y Colombia por la lucha contra el narcotráfico, sino que también, a todas luces, afecta la agenda política de ese país, por los traumatismos que genera el reemplazo del agente especial y los costos que ello demanda”, precisa uno de los apartes.

Una Corte de Virgina Estados Unidos solicitó en extradición a Gerardo Figueroa Sepúlveda, alias ‘Garcho’; Omar Fabián Valdés Gualtero, alias ‘Gordo’; Édgar Javier Bello Murillo, alias 'Payaso'; Héctor Leonardo López, alias 'Bavario’ por los cargos de asesinato de una persona con protección internacional, asesinato de un funcionario o empleado de los Estados Unidos, concierto para secuestrar, secuestro.

Mientras que Andrés Álvaro Oviedo-García, alias ‘El Flaco' es requerido por los cargos de asesinato de una persona con protección internacional, asesinato de un funcionario o empleado de los Estados Unidos, concierto para secuestrar, secuestro, ataque a un funcionario o empleado de los Estados Unidos, ataque a una persona con protección internacional. Mientras que Wilson Daniel Peralta-Bocachica es solicitado por obstrucción a la justicia ya que destruyó la evidencia asociada al asesinato del agente Watson.