Flip registró 33 violaciones a la libertad de prensa en marchas en septiembre

Noticias destacadas de Judicial

Desde el 9 de septiembre, cuando murió bajo custodia policial el abogado Javier Ordóñez se han realizado jornadas de protesta en todo el país. La Fundación para la Libertad de Prensa hizo un llamado a la Policía para que forme a sus miembros para que garanticen la libertad de prensa.

Desde que el pasado 9 de septiembre muriera en custodia policial el abogado Javier Ordóñez, cientos de ciudadanos han salido a las calles a protestar contra el abuso policial, en jornadas que dejaron más de 10 personas muertas por armas de fuego y numerosos heridos. Desde ese día y hasta el pasado 21 de septiembre, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) ha registrado 33 ataques a integrantes de los medios de comunicación que hacen el cubrimiento de las movilización.

La FLIP indicó que esas 33 violaciones a la libertad de prensa han afectado a 35 periodistas en medio del cubrimiento de manifestaciones sociales. Y que los ataques más frecuentes han sido las agresiones físicas con 16 casos, seguidas de las obstrucciones a la labor periodística con cinco casos, de detenciones ilegales con cuatro casos y otras tres situaciones de amenaza durante el cubrimiento. El pasado 21 de septiembre hubo tres casos.

(En contexto: Rol de la fuerza pública en protestas es sistemáticamente arbitrario: Corte Suprema)

Por un lado, en el centro de Bogotá, sobre la Avenida Jiménez con carrera Séptima, el fotógrafo independiente y ex reportero gráfico de El Espectador Andrés Torres, fue atacado dos veces por miembros del Esmad mientras registraba la detención de una persona por parte de siete agentes de la Policía. Uno de los proyectiles dejó una herida en uno de sus dedos y dañó totalmente su cámara fotográfica y el otro disparo, con una bala de goma, le impactó en una de sus piernas y le dejó un hematoma.

La FLIP enfatizó en que cuando ocurrió el ataque, “el reportero estaba plenamente identificado como prensa en el casco y brazalete que portaba”. En ese mismo punto de la ciudad, los periodistas Fabián Yáñez y César Posada, identificados como reporteros de la Revista Semana, fueron agredidos por la fuerza pública cuando se encontraban cubriendo las movilizaciones. Según Yáñez, agentes del Esmad arremetieron con gases y bombas aturdidoras hacia un punto en donde únicamente había periodistas.

“Para resguardarse, Yáñez y Posada corrieron hacia el edificio del Banco de la República, pero los agentes del Esmad los persiguieron hasta ese punto y, desde una distancia corta, les dispararon en dos ocasiones con aturdidoras”, señaló la Fundación. El tercer hecho, según narró la entidad, se presentó en Bucaramanga durante las movilizaciones que se desarrollaban en la Plaza Luis Carlos Galán.

Allí, los corresponsales de RCN Televisión y el equipo periodístico del canal Televisión Regional de Oriente fueron agredidos por manifestantes, quienes impidieron el registro y expulsaron a los reporteros del lugar. Según la FLIP, “de los hechos recientes que afectan el desarrollo de la labor periodística, el 76% se atribuye a miembros de la Policía Nacional y el 24% restante a particulares”. La fundación le hizo un llamado a la Policía Nacional para que forme a sus miembros para que garanticen la libertad de prensa.

(Le puede interesar: “Este fallo llega cuando la protesta social está más amenazada que nunca”: Sandra Borda)

“Solicitamos al Gobierno nacional que de manera urgente adopte las medidas necesarias para cumplir la decisión de la Corte Suprema de Justicia y encauce el accionar de la fuerza pública”, dijo la FLIP en referencia a un fallo de tutela que ordenó reformas para frenar la sistemática violencia y arbitrariedad en la que incurre la policía en las movilizaciones.

Comparte en redes: