Gabriel García Morales quiere convertirse en el testigo estrella del caso Odebrecht

El exviceministro de Transporte tramita un principio de oportunidad con la Fiscalía para recibir benéficos jurídicos frente al escándalo de corrupción de la empresa brasileña.

El Espectador /Archivo

La defensa del exviceministro de Transporte, Gabriel García Morales reveló en la audiencia pública realizada el lunes, que su cliente adelanta un principio de oportunidad con la Fiscalía, a fin de entregar información relacionada con el pago de sobornos a altos funcionarios que habrían favorecido a la constructora brasileña Odebrecht, para que se quedara con la licitación de la Ruta del Sol 2.

García Morales era entonces el director encargado del Instituto Nacional de Concesiones (Inco) y habría recibido US$6,5 millones. Según la Fiscalía el exfuncionario se comprometió a entregar información que involucre a otros de los responsables de las actuaciones irregulares, entre ellos directivos de Odebrecth, así como de empresas asociadas, altos funcionarios y exfuncionarios del Estado. De acuerdo con fuentes del ente investigador, el exviceministro será el testigo que encienda 'el ventilador' para revelar los alcances de este escándalo de corrupción.

El pasado mes de enero García Morales aceptó los delitos de cohecho (soborno), enriquecimiento ilícito e interés indebido en la celebración de contratos. Según la Fiscalía, abusó de su cargo como director encargado de Inco, hoy conocido como la Agencia Nacional de Infraestructura - ANI, para "amañar" la licitación del Sector 2 del proyecto. La Ruta del Sol es la iniciativa para conectar a Villeta (Cundinamarca) con la Troncal Caribe, y así reducir considerablemente las horas de viaje y los costos de transporte.

(Lea aquí: Exviceministro Gabriel García aceptó cargos por caso de corrupción de Odebrecht)

El representante de las víctimas, Fabio Humar Jaramillo expresó que van a revisar el principio de oportunidad para que el acuerdo comtemple el pago a la  ANI. "Estamos buscando una reparación, garantía de no repetición y, sobre todo, conocimiento de lo que pasó al interior, si es que algo sucedió al interior de la ANI. Hay que averiguar esos temas y para eso estamos buscando acreditarnos como víctimas".

Por ese motivo fue aplazada para el próximo 18 de agosto la audiencia de sentido del fallo en la que se conocerá si el juez acepta la colaboración que García Morales esta ofreciendo al organismo investigador.

(Lea aquí: Odebrecht: Fiscalía ocupó bienes del exviceministro Gabriel García Morales)

En diciembre de 2009, Inco le adjudicó el contrato a la Concesionaria Ruta del Sol S.A.S. (conformada por dos empresas del conglomerado Odebrecht y otras dos colombianas). Su competidor Vías del Sol Autopistas no fue admitido y la propuesta de la Unión Temporal Concesión RDS, del grupo Nule, fue rechazada. Así, con el camino limpio, Odebrecht y sus socios se hicieron al contrato, que inicialmente tenía un valor de unos $2 billones. Para la Fiscalía es evidente que eso no hubiera podido ocurrir si el exviceministro García Morales no hubiera sido sobornado.

Sin embargo, García Morales no fue el único que recibió dádivas y eso estaba claro desde que Estados Unidos anunció que en Colombia se habían pagado, por lo menos, US $11 millones en sobornos entre 2009 y 2014. Por construir los 518 kilómetros que abarcan el Sector 2 de la Ruta del Sol, que van desde Puerto Salgar (Cundinamarca) hasta San Roque (Cesar), Odebrecht y sus socios no han recibido $2 billones sino casi $5 billones, gracias a los contratos adicionales que han duplicado el valor del contrato. El fiscal Néstor Humberto Martínez ha advertido que la investigación continúa.