‘Gatico’, encerrado

Jorge Luis Alfonso López, exalcalde de Magangué (Bolívar) e hijo de la ‘Gata’, fue hallado culpable por el asesinato del periodista Rafael Enrique Prins Velásquez.

Jorge Luis Alfonso López, más conocido en Magangué (Bolívar) como el ‘Gatico’, fue capturado en agosto de 2012. / Archivo

La caída del imperio de Enilce López, más conocida como la Gata, ya es un hecho. Su hijo, Jorge Luis Alfonso López, exalcalde de Magangué (Bolívar), es el nuevo condenado de la familia por el homicidio del periodista y exconcejal de ese municipio Rafael Enrique Prins Velásquez, quien murió a manos de un sicario el 19 de febrero de 2005. Durante el último año, la Gata ha recibido fuertes golpes por las nuevas investigaciones que se abrieron contra su círculo más cercano. A mediados de 2014, su esposo Héctor Julio Alfonso; su otro hijo, José Luis; su hermanastro Arquímedes García y un círculo de colaboradores que trabajan en sus empresas de chance, fueron arrestados por supuestamente pertenecer a una red de lavado de activos al servicio de los paramilitares.

La reciente sentencia a 39 años de prisión contra Jorge Luis Alfonso López —apodado en la región como el Gatico—, el pasado 31 de diciembre, dejó al descubierto que desde 2000 la familia de Enilce López comenzó a apoderarse de la región y a convertir a Magangué en su fortín. Fue entonces que Jorge Luis llegó a la Alcaldía y las críticas de los opositores no se hicieron esperar. A pesar de que todos creían que la Gata controlaba a la clase política del municipio, una serie de enfrentamientos pusieron en el bando opuesto al periodista Rafael Enrique Prins.

En esa época, Prins manejaba un periódico local llamado Apocalipsis y desde sus páginas cuestionó los manejos administrativos que el alcalde le estaba dando al Fondo Municipal de Tránsito y Transporte y a la Secretaría de Salud. Tanto fue el impacto de las palabras del comunicador, que terminó siendo acribillado por una red de sicarios que era liderada por alias Román. Fueron varios testigos dentro del proceso, entre ellos una menor que perteneció a la banda, y Augusto Guillermo de Hoyos, desmovilizado del bloque Norte de las Autodefensas, quien terminó retractándose porque supuestamente recibió presiones desde la Fiscalía.

La joven fue la primera en relatar que Jorge Luis acudió a Román y a Roberto José Salamandra López, alias el Mello, para planear el asesinato de Prins. Según ella, el Gatico era el jefe de esta red criminal y tras las publicaciones que afectaron su nombre decidió quitar del camino al periodista. En un principio, las versiones de la menor fueron corroboradas por De Hoyos, quien en febrero de 2014 se retractó al advertir que supuestamente no le constaba la relación entre Enilce López y las autodefensas ni que familiar alguno de la empresaria del chance estuviera implicado en el crimen de Prins.

De Hoyos agregó que jamás extorsionó al Gatico —la defensa de Jorge Luis lo acusó de pedir dinero a cambio de guardar silencio— y que sus señalamientos fueron producto de una presión del fiscal del caso. “No quiero tener problemas con la Gata ni con su hijo. Por esto pido la rectificación de la declaración juramentada”, precisó el desmovilizado hace casi un año. Sin embargo, sus palabras no surtieron efecto y Jorge Luis Alfonso fue hallado culpable por el Juzgado Séptimo Especializado de Bogotá por los delitos de homicidio y concierto para delinquir. Además, deberá pagar una multa de 4.000 salarios mínimos.

Jorge Luis Hoyos fue capturado por la Policía en el marco del Plan Corazón Verde en agosto de 2012. Durante la operación en la que allanaron su casa le incautaron 10 armas de fuego. Hoy se encuentra preso en la cárcel El Bosque de Barranquilla, donde deberá empezar a cumplir su pena. Sin embargo, la defensa del Gatico anunció que apelará la decisión porque, como lo ha sostenido en varias oportunidades, existen inconsistencias en las declaraciones de algunos testigos.

Pero este no es el único lío que ha tenido en el ojo del huracán a Jorge Luis Alfonso. Además de haber sido vinculado —como otros miembros de su familia, como su madre y su hermano, el excongresista Héctor Julio— con los paramilitares y de incurrir en irregularidades en la contratación de Magangué mientras fue alcalde, el Gatico ha sido señalado como uno de los responsables del homicidio del ciudadano libanés Jamil Kasser Alí, quien murió el 13 de febrero de 2004. En este proceso también ha sido mencionado por supuestos hombres que trabajaron junto al Mello y Román.

Jorge Luis es el primero del círculo familiar más cercano de Enilce López —quien ya fue sentenciada a 37 años por el homicidio de Amaury Ochoa Torres en 2000— en ser condenado. En la fila están sus dos hermanos y su padre. La empresaria del chance ya no tiene oportunidad alguna de retomar el negocio tras las alarmas que distintas entidades lanzaron en el momento en que se adjudicaron los contratos de juego de azar en la Costa Caribe. En pocas palabras, la familia de una de las mujeres más ricas y temidas del país está ad portas de perder su imperio y vivir un calvario.