Gaula colombiano, clave para la liberación de estudiante colombiana en México

Angy Paola Pérez, estudiante de odontología de 25 años, es la primera colombiana víctima de lo que en México llaman "sucuestro electrónico". Seguirá en Aguascalientes unos días más, pero bajo protección estatal.

Angy Pérez tiene 25 años. Estaba viendo materias de odontología en Aguascalientes, México.Foto: cortesía del Gaula

Por ahora, las circunstancias en la estudiante universitaria colombiana Angy Paola Pérez cayó en manos de una banda de secuestradores de Aguascalientes (México) no parecen ser muy claras. Su familia cree que a ella la subieron a un carro a la fuerza y se la llevaron hasta un hotel, donde la mantuvieron encerrada casi 24 horas. El Gaula de la Policía, clave para que ella recobrara su libertad, tiene otra información: que Angy Paola fue la primera víctima colombiana de una modalidad de plagio que en México lleva un buen rato dándose. Sus autoridades lo llaman "secuestro extorsivo". 

Ese tipo de delito funciona así, explicó el general Fernando Murillo, director del Gaula de la Policía colombiana: "Delincuencia organizada dedicada al secuestro llama a la víctima, identifica su información, la llaman diciéndole que es importante que llegue a un hotel y se hospede en una habitación teniendo en cuenta que hay una orden de captura en su contra porque está implicada en una situación especial contra un funcionario de alto rango de México. La víctima, en su inocencia, acata la llama y las órdenes que le dan, llega al hotel indicado y se hospeda. De inmediato la hacen desconectar de redes, le quitan el wifi, con ayuda de cómplices en el hotel identifican a la familia de la víctima, a quien amedrantan para que no salga del hotel". 

(Vea: Liberan a colombiana víctima de secuestro en México)

La razón por la cual el Gaula de la Policía colombiana resultó fundamental en la liberación de Angy Paola Pérez se remonta a octubre de este año, cuando se realizó en Cartagena el VII Congreso Internacional de la Lucha Contra el Secuestro y la Extorsión, en el cual participaron 31 países, entre ellos México y Colombia. Allí nació la Comunidad Internacional Contra el Secuestro y la Extorsión, que jugó en favor de la estudiante colombiana: apenas su familia en Barrancabermeja reportó su secuestro, luego de que sus raptores se comunicaran con ellos desde el propio celular de Angy, el Gaula del Magdalena Medio se comunicó con el grupo especial antisecuestro de Aguascalientes y comenzó un trabajo conjunto que terminó en su pronta liberación. 

"Se hizo como un rastreo de las llamadas", le dijo a El Espectador Esperanza Martínez, tía materna de Angy Pérez. "No sabemos si capturaron a sus secuestradores, esa información no nos la han suministrado. Lo que sabemos es que ella ya está libre y está bien, no le hicieron nada, no la violaron como amenazaron que harían. Una de las llamadas se hizo desde una cárcel de Aguascalientes, eso nos dijeron. Al final se bajaron a $35 millones, esa era la cifra que pedían para liberarla. Antes de este episodio ella nunca había tenido un problema de seguridad en México, al menos no que nosotros sepamos".

Esperanza Martínez señaló que en los siguientes días, su sobrina seguirá en Aguascalientes pero bajo protección estatal. Los investigadores judiciales de ese país esperan que la próxima semana ella continúe declarando sobre lo que le ocurrió, para así tener más información sobre la banda que comete los llamados "secuestros electrónicos" en esa región.