Gobernador de Nariño no aceptó cargos por irregularidades en comercialización de licor

Camilo Romero insiste en que detrás de su investigación hay intereses políticos y económicos. La Fiscalía, sin embargo, no piensa lo mismo.

Mauricio Alvarado - Archivo El Espectador

El gobernador de Nariño, Camilo Romero, se declaró inocente por las presuntas irregularidades que la Fiscalía encontró en la comercialización de 80.000 cajas de Aguardiente Nariño que se fijaron mediante decreto, el 24 de agosto de 2016.

Ante un magistrado del Tribunal Superior de Bogotá, el delegado del ente investigador le imputó a Romero los delitos de falsedad ideológica en documento público, peculado por apropiación en favor de terceros, interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y revelación de secreto. No obstante, el mandatario departamental insiste en su inocencia.

“Sabemos cuál es el ambiente que existe en el país. Este país tiene una ciudadanía que es inteligente, capaz de diferenciar las cosas y saben lo que nosotros hemos hecho desde nuestras actividades políticas. Así es que venimos con la tranquilidad de haber hecho las cosas bien, confiados en que la juez escuche los argumentos que no escuchó la Fiscalía y, por supuesto, prefiero pensar que lo que hay detrás de este tema no es nada con tufo político sino un error de la Fiscalía”, explicó Romero previo a la audiencia.

El pasado primero de noviembre, la magistrada aplazó la diligencia judicial porque Romero se había quedado sin su abogado de confianza. El mandatario departamental confesó en ese entonces que su abogado le dijo que no compartía las declaraciones que él daba ante los medios de comunicación. “El abogado ha renunciado hace pocas horas. Ha manifestado que no está de acuerdo con mi manera de proceder ante los medios de comunicación. El país conoce mi estilo y lo he dicho de manera clara: no voy a callar”.

El gobernador cuestiona que detrás de todo esto existan interés políticos y económicos, pues afirma que él hace parte de otros sectores distintos “a los del poder de siempre en Colombia”. Otro de los investigados en este caso es Mario Fernando Benavides, secretario de Planeación del departamento de Nariño. Sin embargo, también se declaró inocente. Entre tanto, la Fiscalía se abstuvo de pedir medida de aseguramiento.