Gobierno de Cabo Verde accede a extraditar a Saab, pero falta visto bueno del tribunal

Noticias destacadas de Judicial

El empresario colombiano, acusado de ser testaferro del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, estaba detenido en el país africano desde el pasado 12 de junio. Aunque intentó frenar su proceso con dos habeas corpus y hasta contrató a un reconocido abogado internacional para llevar su caso a La Haya, este martes culminó el trámite y la extradición fue avalada.

El Gobierno de Cabo Verde le dio el visto bueno requerido a la extradición a Estados Unidos del empresario colombiano Álex Saab, acusado de ser testaferro del líder de Venezuela, Nicolás Maduro. Saab, acusado por el gobierno estadounidense de lavar millones de dólares a través de un complejo esquema de importaciones y exportaciones ficticias, fue capturado en la isla desde hace más de un mes, el pasado 12 de junio. Esta aprobación del Gobierno supone un paso más en el proceso, pero todavía falta la decisión final, que tomará un tribunal caboverdiano, según confirmó este martes a la Agencia Efe el abogado de Saab en el país africano, José Manuel Pinto Monteiro.

(Lea también: Alex Saab fue trasladado a otra isla de Cabo Verde: ¿inicia la extradición?)

El Ejecutivo, en cabeza del presidente Jorge Carlos Fonseca, argumentó que avala la extradición sobre la base de “la opinión judicial favorable de la Procuraduría General de la República (el ente acusador en este país)”. Y el Gobierno le comunicó formalmente de su decisión al Tribunal de Apelaciones de Barlavento, con sede en la isla de San Vicente (norte del archipiélago), el pasado 8 de julio, pues es dicha instancia judicial la que tiene la palabra final.

El 25 de julio de 2019, Saab y su socio Álvaro Pulido Vargas, fueron acusados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por ocho cargos relacionados con el lavado de cerca de US$350 millones. Según el indictment (acusación) presentado ante una corte de la Florida, los empresarios habrían lavado dinero de cuentas venezolanas hacia cuentas en Estados Unidos, aprovechando el sistema de cambio regulado que existe en el vecino país. Además, habrían sobornado a funcionarios venezolanos para “obtener ventajas injustas, incluyendo la aprobación de documentos falsos y fraudulentos relacionados a la importación de materiales y bienes de construcción”.

(Lea también: Álex Saab se alista para dar la pelea y contrata al exjuez español Baltasar Garzón)

Desde que fue capturado en Cabo Verde hace más de un mes, Saab interpuso dos habeas corpus buscando quedar en libertad, pues a su juicio le estaban vulnerando derechos fundamentales. Inicialmente, el colombiano fue capturado en la isla de Sal, cuando su vuelo aterrizó en el aeropuerto Amílcar Cabral. Mientras periodistas venezolanos, estadounidenses y colombianos informaban sobre la detención del contratista del chavismo, este fue trasladado a otra isla, São Vicente, donde estuvo recluido hasta el pasado 3c de julio en la cárcel de Ribeirinha.

Estados Unidos formalizó el pedido de extradición y, mientras tanto, las presiones sobre le gobierno caboverdiano empezaron a notarse, al punto que el presidente Fonseca dijo: “no es casualidad que no recuerdo haber recibido tantas llamadas telefónica de jefes de Estados extranjeros”. Y, en medio de todo ese ambiente, Saab sumó a un peso pesado del derecho a su equipo legal: el exmagistrado español Baltasar Garzón. Según el abogado Pinto, Garzón entra a “liderar un proceso contra EE. UU. y Cabo Verde ante el Tribunal Internacional (de Justicia) de La Haya por la violación de la inmunidad jurisdiccional de Álex Saab en cuanto enviado especial de Venezuela”

Comparte en redes: