Gobierno está listo para reiniciar diálogo con indígenas del Cauca

Se espera que esta semana se establezca una nueva fecha para la mesa de concentración.

La situación entre los indígenas del Cauca y la Fuerza Pública sigue siendo tensa, luego de que el pasado viernes se suspendieran los diálogos ante la ausencia de los ministros de Defensa y de Interior.

A esa cita previamente acordada, estuvieron la viceministra de participación del Ministerio del Interior, María Paulina Riveros, y el viceministro de Defensa, Jorge Bedoya, pero los indígenas no quisieron hablar con ellos.

Sin embargo, este lunes el ministro del interior, Federico Renjifo, señaló que el gobierno está listo para reiniciar los diálogos y encontrar una solución a la crisis que se presenta en esa zona.

En entrevista con Caracol Radio, Renjifo dijo que hay voluntad del diálogo y que el Gobierno no es responsable de la suspensión de los diálogos del pasado viernes 27, porque en el acta del encuentro previo quedó claro que al diálogo irían los viceministros y no dos ministros como luego lo exigieron las comunidades.

Mientras se mantiene la asamblea permanente de la comunidad indígena Nasa, se espera la concertación de una nueva cita, en la que se exigen la presencia del ministro del interior, Federico Renjifo, y el ministro de defensa, Juan Carlos Pinzón.

Esperaos que esta semana se de claridad sobre el tema y se entre a negociar sobre las peticiones que tienen los aborígenes caucanos, con los viceministros y demás delegados del gobierno nacional”, señaló el ministro de la cartera de Interior.

Añadió que se espera avanzar en este proceso, independiente de la minga indígena anunciada para el mes de agosto. "Tenemos temas para discutir. Hay unos que ya están contemplados en el Plan de Desarrollo".

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín) se declaró el pasado día 8 en "resistencia permanente" ante la agudización del conflicto en su territorio ancestral, con ataques de las Farc y hostigamientos y choques de esta guerrilla con la fuerza pública.

Los guardianes aborígenes pasaron entonces a acciones de desalojo de tropas militares y de las Farc.

En el caso de la Fuerza Pública, el Gobierno notificó que no retirará las fuerzas de seguridad de ningún lugar y ordenó la retoma de sus posiciones, mientras que los guerrilleros condicionaron su salida a la de sus contendientes.

El Sistema de Naciones Unidas en Colombia y la Defensoría del Pueblo actúan como facilitadores del diálogo entre el Gobierno y los nasas, pueblo con casi 100.000 miembros distribuidos en 19 resguardos o asentamientos.