Gobierno pide a los campesinos que no se dejen ‘esclavizar’ por narcotraficantes

Un grupo de campesinos bloqueó la labor de los erradicadores manuales.

Este martes el Gobierno hizo un llamado a los campesinos de Nariño, Putumayo y el Catatumbo para que no se dejen “utilizar” por los grupos narcotraficantes que buscan impedir la labor de los erradicadores manuales de cultivos ilícitos. 

“Le pido a los campesinos que confíen en su fuerza pública, en la presencia en los territorios donde hay amapola o coca. Es una presencia para liberarlos de esa esclavitud, para ofrecerles una mejor calidad de vida, para que en el posconflicto ejerzamos allí una presencia en el Estado, que hay que reconocer, ha sido escasa”, dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, quien se refirió a los 345 bloqueos protagonizados por campesinos que impidieron a la Policía erradicar sus plantaciones de coca.

“Uno de los temas que más utiliza el narcotráfico para impedir que se adelante la erradicación, sustitución, destrucción de cultivos ilícitos es mezclarse, camuflarse dentro de las protestas sociales regionales y hacerle ver al país que esta es una manifestación legítima”, dijo Villegas al rechazar la utilización de niños, mujeres e indígenas en estas protestas.

Reiteró que la protesta no puede ser aprovechada por el delito, por los intereses políticos del momento para cumplir sus fines y cometidos.

En julio el Gobierno y las Farc pusieron en marcha un programa de sustitución de cultivos de uso ilícito, acordado en los diálogos de paz de La Habana.

El acuerdo contempla la instalación de una mesa de trabajo, de la que saldrá el procedimiento específico para la erradicación de los cultivos de hoja de coca y que incluirá un plan de "atención inmediata a las comunidades involucradas".

Las Farc, en tanto, asumen la responsabilidad de erradicar voluntariamente aquellos cultivos en los que este grupo ha tenido algún tipo de incidencia y los campesinos se comprometen con la sustitución de cultivos ilegales y la no resiembra de los mismos.

Organismos como Naciones Unidas y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) participarán como acompañantes del proceso.

Colombia es el principal cultivador mundial de hoja de coca, la materia prima de la cocaína, con 96.000 hectáreas de sembradíos, y también el mayor productor de esa droga con 646 toneladas en 2015, según un informe de la ONU.