Gobierno Santos rectificó señalamiento que hizo Uribe contra Apartadó

Pese a la ausencia de las víctimas, el ministro del Interior cumplió con el acto de desagravio por el señalamiento de "aliados del terrorismo".

Archivo El Espectador

Pese a que las víctimas no se hicieron presentes en el acto de desagravio, el ministro del Interior, Fernando Carrillo Flórez, a nombre del Estado, cumplió con la retractación por el señalamiento que había hecho el expresidente Álvaro Uribe Vélez contra la comunidad de paz de San José de Apartadó. (Las víctimas no se presentaron)

Luego de que en 2005 Uribe tildara de "aliados del terrorismo" a los miembros de la comunidad de paz, Carrillo hizo una retractación pública.

"Quiero en nombre del Gobierno Nacional corregir y rectificar afirmaciones que atentaron contra el buen nombre de muchas personas que tenían una iniciativa por la paz en Apartadó", dijo Carrillo en un acto público.

Sin embargo, aclaró que "no es una retractación a título personal sino a nombre del Estado" por algo que dijo el entonces presidente y que no es responsabilidad del actual mandatario.

"Este es un acto para rectificar esos pronunciamientos que ahondaron el dolor de una comunidad que ha sufrido la persecución de sus líderes y la muerte de muchas personas", sostuvo.

En ese sentido, dijo que "reprochamos con vergüenza las acciones y pronunciamientos del pasado".

"Desde que llegamos al Gobierno la disposición para todos los funcionarios públicos es condenar cualquier acto contra los defensores de los Derechos Humanos", aseguró.

Y agregó: "No toleraremos que hechos como los rectificados vuelvan a ocurrir en este Gobierno".

La ausencia de las víctimas

La comunidad de ese municipio, víctima en el caso, no se hizo presente en el acto de perdón público que se cumplía en el ministerio del Interior.

Las víctimas no aceparon la rectificación porque consideran que quien debía resarcirlos es el presidente Juan Manuel Santos -como cabeza del Estado- y no el ministro del Interior, Fernando Carrillo Flórez.

El abogado de la comunidad, Jorge Eliecer Molano, dijo que en ese momento fueron estigmatizados los miembros de la comunidad y elevó los niveles de riesgo para todos sus miembros.

La Corte Constitucional había ordenado al presidente pedir perdón, perdón que ahora no es aceptado y que es un misterio qué pueda suceder.

En concepto del abogado, al no haber pedido perdón el presidente Santos, podría tomarse como un desacato.