La guerra se ensaña con Tumaco

Tras el levantamiento del cese unilateral del fuego por parte de las Farc, el municipio nariñense sufre, de nuevo, con el azote de la violencia.

Uno de los atentados más recientes.
En menos de 36 horas hubo cuatro ataques en Tumaco (Nariño), que, aunque no dejaron muertos, tienen al puerto nariñense en vilo. El último de ellos ocurrió ayer en la madrugada, cuando desconocidos lanzaron un artefacto explosivo cerca al CAI del barrio Panamá, que había sido atacado el martes, al mediodía, al parecer, por dos menores. 
 
Los otros dos atentados se presentaron cerca de las 8 de la noche de ese mismo martes en el sector del viaducto y en la Estación de Policía del barrio La Ciudadela. Hasta ahora se reportan tres uniformados heridos. Estos ataques se suman al ocurrido el fin de semana pasado en el que desconocidos atacaron con granadas a una patrulla que se movilizaba por el barrio El Explorador, causando la muerte del patrullero Iber Fernando Narváez y heridas a otros dos uniformados.
 
Las autoridades señalan como presuntos responsables de estos ataques a guerrilleros de las Farc. Puntualmente, a la Columna Móvil Daniel Aldana, responsable, en el pasado, de ataques similares en Tumaco.
 
Estos cuatro atentados se producen tras el levantamiento, por parte de las Farc, del cese unilateral al fuego, en respuesta al operativo realizado en zona rural de Guapi (Cauca), en el que murieron 27 guerrilleros, entre ellos, Pedro Nel Daza Martínez, alias Jairo Martínez, miembro del estado mayor de las Farc. 
 
En un primer momento se dijo que los subversivos fueron rematados a quemarropa. Sin embargo, el director del Instituto de Medicina Legal, Carlos Valdés, confirmó que, de acuerdo con las necropsias, la causa de sus muertes fue, muy seguramente, el bombardeo realizado por parte de la Fuerza Aérea Colombiana. 
 
Desde el pasado 22 de mayo, la Defensoría del Pueblo había alertado sobre la posibilidad de que levantamiento del cese anunciado en diciembre del año pasado por las Farc generara un aumento en las hostilidades en 10 departamentos, entre ellos, Nariño. 
 
De hecho, según fuentes consultadas por El Espectador, las operaciones en el Cauca han obligado a los guerrilleros a replegarse hacia la costa nariñense. Algunas personas, entre ellas, el expresidente Álvaro Uribe Vélez, se han referido a un supuesto paro armado por parte de las Farc en Nariño; sin embargo, las autoridades del departamento han negado tal paro.
 
A las afueras del municipio, en la carretera que conduce hacia Pasto, se han presentado manifestaciones y bloqueos; no obstante, los manifestantes han dicho que no tienen nada que ver con el grupo armado ilegal y han pedido que no los estigmaticen. Ayer, en Pasto, se realizó un consejo de seguridad presidido por el gobernador de Nariño, Víctor Raúl Delgado. 
 
En este se decidió ofrecer una recompensa de $20 millones por información que permita dar con los responsables del ataque del sábado.