Guerrilleros y militares podrán interponer Hábeas Corpus por demoras en ley de amnistía

La norma dice que es necesario garantizar el derecho a la libertad frente a eventuales omisiones o dilaciones injustificadas en el trámite de las solicitudes de libertad condicionada.

La norma dice que es “necesario y urgente” introducir una regla de esclarezca la posibilidad de hacer uso del Habeas Corpus como garantía de que se presenten dilaciones. Archivo El Espectador

Los integrantes de las Farc y miembros de las Fuerzas Militares que, por demoras injustificadas, no hayan obtenido su libertad en el marco de la Ley de Amnistía, podrán interponen recursos de Habeas Corpus. Así lo determinó el decreto 700 de 2017 expedido el pasado 2 de mayo de 2017 por el ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, y el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

La reglamentación de la ley establece que las personas que estén privadas la libertad por delitos que no son objeto de la amnistía y que hayan permanecido por lo menos cinco años privados la libertad, podrán acceder a la libertad condicionada, siempre y cuando adquieran un compromiso de comparecer a la Jurisdicción Especial para la Paz. 

Según el decreto, si el tramite de libertad condicional bajo la Ley de Amnistía supera los diez días que se fijó para tomar una decisión, se estaría incurriendo en una privación ilícita de la libertad. “Con el propósito facilitar y asegurar la implementación y desarrollo normativo del Acuerdo Final, es necesario garantizar la primacía del derecho a la libertad individual frente a eventuales omisiones o dilaciones injustificadas en el trámite de las solicitudes de libertad condicionada”, se lee en el documento.

La Ley de Amnistía e Indulto beneficiará a las personas vinculadas al conflicto armado por delitos políticos de rebelión, sedición, asonada, conspiración, usurpación y retención ilegal de mando y los delitos que son conexos con estos. La condición es que todas estas acciones ilegales debieron cometerse antes de la entrada en vigor del Acuerdo Final de Paz, es decir, antes de diciembre de 2016.

Para aplicar la amnistía es necesario que los beneficiados se encuentren en los listados entregados por las Farc y exista una certificación de aprobación expedida por el Alto Comisionado para la Paz. Otra de las formas que tienen los guerrilleros para acceder a los beneficios es que en su contra exista una providencia judicial que lo condene, procese o investigue por su pertenencia o colaboración con las Farc.