Gustavo Petro rendirá versión libre ante la Corte Suprema por denuncia en su contra

El alto tribunal citó al senador y excandidato presidencial por la denuncia de injuria y calumnia interpuesta por la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, por un trino de Petro en el que este relacionaba a Ramírez con la operación Orión realizada en Medellín, en 2002.

El senador Gustavo Petro fue denunciado por injuria y calumnia.Luis Ángel - El Espectador.

A las 8:30 de la mañana de este lunes fue citado, por la Corte Suprema de Justicia, el senador y excandidato presidencial Gustavo Petro. Esto, por la denuncia por injuria y calumnia interpuesta por la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez en contra del también exalcalde de Bogotá.

El senador tendrá que presentarse ante el magistrado Marco Antonio Rueda Soto, miembro de la Sala Especial de Instrucción. La diligencia es en el marco del estudio de la denuncia de Ramírez contra Petro, por cuenta de un trino escrito por este último en el que cuestionaba la relación de Ramírez en la operación Orión (que se llevó a cabo en la comuna 13 de Medellín en 2002), al ser la ministra de Defensa de la época.

El mensaje que originó la disputa entre senador y vicepresidenta es del 12 de junio de 2018. “Dado que la operación Orión fue un delito de lesa humanidad en la comuna XIII de la ciudad de Medellín y estuvo bajo el mando de Marta Lucía Ramirez, han escuchado ustedes hacerle esa pregunta a algún periodista de Colombia?” (sic), afirmó Petro en esa ocasión.

(Le puede interesar: Los tres frentes de batalla de Gustavo Petro).

A finales de febrero pasado, se había programado una audiencia de conciliación en la Corte Suprema de Justicia entre Ramírez y Petro, pero el senador no asistió, tras presentar una excusa de incapacidad médica. Además, en Twitter, escribió que “me pueden poner diez veces preso si quieren, pero la operación Orión fue un delito contra la humanidad (…) sus responsables políticos son Uribe y la actual vicepresidente” (sic).

Tras la negativa de Petro de presentarse a la audiencia de conciliación, la vicepresidenta Ramírez defendió su trabajo como ministra de Defensa en 2002 y afirmó: “Si alguien siempre pudo dar garantías del más estricto respeto a los derechos humanos fue justamente la labor que hice yo en el Ministerio de Defensa. El país sabe quién es él, pero es curioso, yo no tengo ningún interés de una conciliación con una persona que no tiene el más mínimo inconveniente en vivir calumniando”.