'Hacker' ecuatoriano busca un preacuerdo con la Fiscalía General

La defensa de Daniel Bajaña Barragán manifestó que tienen elementos materiales de prueba para demostrar la relación de un grupo de personas con las interceptaciones ilegales.

Santiago Martínez Hernández / ElEspectador

Ante el juzgado segundo de control de conocimiento el abogado Carlos Toro López, quien defiende los intereses del ‘hacker’ ecuatoriano Daniel Agustín Bajaña Barragán, manifestó que actualmente están adelantando acercamientos con la Fiscalía General para firmar un preacuerdo dentro del proceso que se le adelanta a su hijo por presuntamente interceptar correos electrónicos de funcionarios del Gobierno y guerrilleros de las Farc relacionados con el proceso de paz que se adelanta en La Habana (Cuba).

“El preacuerdo vendría encaminado a la eliminación de algunos delitos que evidentemente no se han cometido y buscar fórmulas que sean favorables a los beneficios de mi cliente”, precisó el jurista al explicar la figura jurídica que se utilizaría en este caso. “Esta es un caso complejo, de alguna connotación y tiene un elevado rango de inseguridad para la persona que está siendo procesada y judicializada”.

En este sentido aseguró que se le solicitará además a la Fiscalía que le proteja su vida e integridad personal puesto que conoce las amenazas que se podrían presentar. “Si no se llega a preacuerdo continuaremos con el juicio, se presentaría el escrito de acusación y entraría la defensa a planear la actuación que ha de proseguir adelantando un trabajo de investigación y oponerse a la pretensión punitiva de la Fiscalía”.

El abogado defensor aseguró que si se van a juicio cuentan con elementos materiales probatorios suficientes para enfrentar las acusaciones de la Fiscalía. “Lo único que puedo adelantar es que existe un cumulo de personas que tuvieron que ver con estos acontecimientos. Existen instancias institucionales que se encuentran seriamente comprometidas con todo este accionar que ha puesto en evidencia la Fiscalía General”.

El ‘hacker’ enfrenta un proceso por su presunta responsabilidad en los delitos de espionaje, concierto para delinquir, acceso abusivo a sistemas informáticos e interceptación ilegal de información. El próximo 23 de diciembre se adelantará la audiencia en al cual se definirá el futuro de dicho preacuerdo.