Hasta 10 años de cárcel podría pagar joven nadador detenido por 'mula'

Jeisson Herrera, una de las glorias de ese deporte, llevaba en el estómago 32 cápsulas de droga.

Jeisson David Herrera Escobar, nadador colombiano.

Una condena de 10 años de prisión podría pagar Jeisson David Herrera Escobar, de tan solo 20 años, y quien hasta hace solo unos meses se perfilaba como una de las promesas de la natación colombiana.

La noticia de su captura le cayó como un baldado de agua fría, no sólo a su familia y amigos de entrenamiento, quienes jamás se imaginaron que este joven deportista -que se preparaba para representar al país en los próximos Juegos Olímpicos- arriesgara su libertad y su vida al intentar pasar droga en su organismo.

La historia de Jeisson es tal vez la de muchas otras personas que, por múltiples razones, deciden aceptar las promesas de las redes de narcotraficantes que están en constante casería de ‘mulas’ o pasantes, que sin saberlo, se exponen a sufrir una sobredosis mortal, si se les llegara a reventar una de las cápsulas ingeridas.

De acuerdo con cifras entregadas por la Policía Antinarcóticos a nivel nacional, en lo que va corrido de 2015 se han capturado cerca de 90 ‘mulas’ cargadas con droga en los distintos terminales aéreos del país. Llama la atención que el destino de los correos humanos ha cambiado con respecto a los años 80 y 90, cuando predominaban Estado Unidos y Canadá. Ahora el país hacia donde más personas intentan llevar droga es España, seguida por México, Francia, Alemania e Inglaterra, así como República Dominicana, Brasil y Costa Rica.

La estrategia de enviar ‘correos humanos’ cargados con droga no es nueva. Desde los años 80, los narcotraficantes comenzaron a usar personas a las que les introducían uno y hasta dos kilos de droga empacada en condones y en los dedos de los guantes de látex, según consta en informes forenses de Medicina Legal.

La captura de este joven nadador hace parte de las tantas que, a diario, reporta la Policía en esa terminal aérea. Uno de los oficiales encargados de estos controles comentó que el joven se veía bastante nervioso, por lo que los uniformados lo siguieron en su recorrido. Cuando ingresó a la zona de inmigración y fue requerido por las autoridades.

El joven visiblemente afectado, intentó persuadir a los uniformados pero tras el análisis en el scanner se comprobó lo que lo uniformados ya sospechaban. Jeisson llevaba en el estómago 32 cápsulas de droga, un kilo de cocaína en total.

Herrera ahora enfrenta un lío con la justicia, está bajo detención domiciliaria y acaba de ser llamado a juicio. Él y sus familiares no han querido hablar del tema ante la prensa y esperan que el juez sea condescendiente al momento de fijar su condena.

Este deportista bogotano había representado a un club privado y a la Liga de Bogotá en campeonatos nacionales, en los que había sido campeón preinfantil y en los que ganó varias medallas de oro, que con ilusión lleva ante las autoridades como el propósito de le sirva como atenuante al momento de recibir la pena.
 

Temas relacionados