“Hay una gran injusticia contra nosotros”: Mauricio Lizcano

La Procuraduría le pidió a la ANI que suspenda la compra de predios de la familia Lizcano en Armenia, que serían utilizados para la construcción de la vía Conexión Pacífico Tres. El senador dice que cuenta con pruebas documentales que avalan ser “un comprador de buena fe”.

Mauricio Lizcano, senador de la U.Archivo El Espectador.

El senador Mauricio Lizcano da su versión luego de que la Procuraduría le pidiera a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) detener la compra de tres de sus predios que le pertenecen desde el 2012 junto a su padre, Oscar Tulio Lizano, en Quinchía (Risaralda). “Inicialmente, nosotros hicimos un estudio del título donde evidencia de que en esa tierra no hay despojo”, comenta el senador.

Se trata de los predios Sausagua, Guamerú y Sausagua, adquiridos ese año por los Lizcanos y que tiempo después quisieron aprovechar para construir una gasolinera. No obstante, los plantes no salieron como ellos pensaban, pues el equipo de periodistas de Pirry documentó un proceso judicial en la Unidad de Víctimas pues esas tierras hacen parte de un proceso de restitución.  (Lea: Procuraduría pide que suspenda venta de tierras del senador Lizcano)

A pesar de que manifiesta la existencia de varias sentencias judiciales que avalan que en esos predios no hay despojo de tierras, el senador explica que en su momento llegaron unos reclamantes que habían sido secuestrados y declarados muertos por desaparición. Pero que, tiempo después, herederos de los reclamantes presentaron una solicitud ante la Unidad de Víctimas reclamando lo que supuestamente les pertenece. “Los recursos ante instancias judiciales prueban de que no hay despojo. No entiendo porque dicen que sí”.

“Respeto que la Procuraduría haga su trabajo de saldar las dudas que tiene, pero espero que se haga con justicia y que le informen al país qué es lo que pasa. La decisión del Ministerio Público es un acto lógico entendible”, expresa el senador. Sin embargo, a pesar de lo que dice el organismo de control, Lizano dice que a la fecha no hay ningun acuerdo con la ANI sobre sus terrenos, pues, precisamente, esos predios son objeto del pleito judicial.

“Efectivamente, la ANI está interesada en una parte del predio, pero no hay nada negociado porque el pleito está vigente. El Estado no puede comprar ni nosotros podemos vender”, precisa el senador quien, a su vez, dice que la entidad no está interesada en todo el predio, sino en aproximadamente 16 metros cuadrados que supuestamente serán utilizados para ensanchar la vía pero no “para hacer una megaobra como la quieren hacer ver”. Según él, sus predios tienen unas 64 hectáreas.

Según Lizcano, en caso de que la ANI quiera hacerse a esa parte del predio, primero tiene que esperar a que se solucione el pleito con la Unidad de Víctimas. “Hay una gran injusticia contra nosotros. Nosotros tenemos derechos sobre la propiedad pero esto está en manos del Estado. Somos compradores de buen fe”. Y sobre la gasolinera que inicialmente ellos pensaban construir, el senador de la U dice que por la nueva expedición de la Ley de Restitución de Tierras les negaron esa construcción a pesar de que tenían todo listo.