Heridas abiertas de la Operación Orión

Familiares de las víctimas solicitan nuevamente que se haga una inspección en ‘La Escombrera’ con el fin de determinar si ahí fueron enterrados jóvenes de la Comuna 13.

Un grupo de familiares le solicitaron nuevamente a las autoridades locales y nacionales realizar la exhumación en el lugar conocido como ‘La Escombrera’ con el fin de determinar si en ese lugar, que actualmente se encuentra cercado, fueron enterradas personas que, al parecer, fueron desaparecidas durante la ejecución de la Operación Orión en la comuna 13 de Medellín, en octubre de 2002.

Un reportaje publicado por la BBC de Londres cita una serie de testimonios de familiares de jóvenes que consideran que en dicho botadero de escombros fueron a parar los cuerpos de sus seres queridos cuyo paradero se desconoce desde hace 14 años. Hace más de una década han solicitado que se realice la exhumación en dicho lugar.

En el documento periodístico, publicado el pasado 31 de diciembre y firmado por la periodista Linda Pressly, también se hace referencia a la historia de Margarita Selene Restrepo cuya hija de 17 años de edad desapareció en el desarrollo de la Operación en la cual participaron cerca de 1.000 integrantes de la Fuerza Pública y, según algunas sentencias judiciales, miembros de los grupos paramilitares de Antioquia.

Para los pobladores, durante la ejecución de dicha operación, que duró cuatro días, los uniformados contaron con el apoyo de grupos paramilitares en el desarrollo de las actividades contra miembros de guerrillas y grupos delincuenciales que delinquían en el centro occidente de la capital de Antioquia y que tenían una guerra interna por el control de la zona para el tráfico de estupefacientes.

Basándose en las declaraciones del exjefe paramilitar, alias ‘Móvil 8’, se ha logrado la identificación de cuatro posibles lugares en los que habrían sido enterrados los cuerpos de un grupo de personas. Desde las guerras de los carteles del narcotráfico en la década de los noventa ‘La Escombrera’ fue uno de los lugares claves para enterrar cadáveres, práctica que continuaría hasta la fecha según las declaraciones de los habitantes.

Igualmente en el documento se citan fuentes oficiales que manifiestan el interés por practicar dicha exhumación con el fin de determinar la veracidad de las versiones entregadas por personas que participaron en dicha operación. Sin embargo, se advierte, que el costo de estas excavaciones sería cercano a los 4 o 5 mil millones de pesos.

Finalmente se hace referencia a la necesidad de conocer completamente la verdad sobre el paradero de las personas que desaparecieron durante dicha Operación que ha sido motivo de debate por el abuso de la fuerza que se habría presentado por parte de miembros del Ejército, así como el desconocimiento que se tiene de la fecha sobre el saldo total de víctimas.