Hermano del 'hacker' asegura que campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga no fue infiltrada

Luis Carlos Sepúlveda Ardila declaró este martes en el marco de la investigación que adelanta la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Cerca de tres horas duró la declaración de Luis Carlos Sepúlveda Ardila, hermano mayor del ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda Ardila en el desarrollo de la investigación que se adelanta en contra del senador Álvaro Uribe Vélez por su presunto conocimiento en las actividades ilegales adelantadas por el experto en informática en la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga en marzo de 2014.

Sepúlveda, quien trabajó en la campaña en la parte de publicidad, aseguró que ésta nunca fue infiltrada. Las preguntas de la diligencia judicial se centraron en la labor de su hermano mayor en la campaña presidencial. "Una vez capturado me manifiesta que no se sabe nada del contenido de los correos que fueron interceptados".

"Yo entiendo un poco el dolor de campaña que ellos pueden sentir pero es claro que la campaña no fue infiltrada. Tanto así es que Andrés no termina hablando y colaborando con la justicia sino después de la posesión de Santos. Si hubiera sido una infiltración se habria salido el día uno para hablar mal de la campaña", expresó.

"Estuvo en el búnker, inició y acabó el Mundial. Se posesionó Santos y Andrés no había hablado. Entonces no entiendo cómo fue la infiltración para afectar la campaña". El publicista se profesión aseguró que en la diligencia no se le preguntó sobre el senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez.

En este sentido aseguró que durante el tiempo que trabajó en la campaña presidencial junto a su hermano nunca tuvo conocimiento de las actividades que él adelantaba puesto que estaban en áreas distintas. "Una vez capturado me manifiesto que no se sabía nada del contenido de los correos que se interceptaron". (Ver "A los que me tildan de loco, ahora les digo que asuman las consecuencias": 'Hacker' Sepúlveda)

Sepúlveda señaló que estos ataques se presentaban casi a diario, utilizando además las redes sociales en las que se cuestionaba la campaña y se creaban tendencias en contra del candidato. "Esto afectaba mi trabajo que consistía en la publicidad", precisó al final de la diligencia ante las preguntas de los periodistas.

Sepúlveda Ardila manifestó que hasta la fecha no comprende por qué es catalogado como un delito interceptar los correos electrónicos de un grupo terrorista. “Dentro de la campaña nunca se habló de la recolección de información privilegiada, solamente me enteré una vez sale en los medios de comunicación y una vez él acepta haber ‘hackeado’ a las Farc”

Finalmente aseguró que existe un cierto temor con la información que ha entregado su hermano a las autoridades, puesto que se debe tener en cuenta que existen datos reservados que no se pueden publicar sobre el considerado tercer grupo terrorista del mundo.