Hipólito Moreno pidió perdón por su participación en el 'carrusel'

El expresidente del Concejo explicó cómo fue todo el proceso para la entrega del convenio para la prestación del servicio de ambulancias en Bogotá.

El expresidente del Concejo de Bogotá, Hipólito Moreno presentó nuevamente excusas públicas por su participación en las irregularidades que rodearon la entrega del multimillonario contrato para la prestación del servicio de ambulancias en la capital del país.

En una cara leída en la diligencia judicial por parte del abogado excabildante del partido de la U a los procuradores distritales y judiciales que presiden el proceso se mostró arrepentido de su conducta e hizo un llamado de atención para que se analice la forma en cómo se financian las campañas políticas en Colombia y la relación entre políticos y contratistas.

En la misiva igualmente explicó la forma en cómo se conformó “la compañía” para lograr la adjudicación de este contrato que tenía un costo de 67 mil millones de pesos para el contratista Emilio Tapia.

Por medio del ingeniero Federico Gaviria, se logró modificar el pliego de condiciones con el fin de beneficiar a una empresa oferente “que cumplía con todos los requerimientos”, por lo que al participar en calidad de interviniente pidió una comisión del 10 por ciento.

En una de las reuniones que celebró en su casa, en la que se trataban temas de la ciudad y de política, “Federico Gaviria me preguntó del tema de las ambulancias y le dije que en el país no había experiencia en el tema, Federico se encargaba de hacer la licitación y me reuní con Bernardo Pacheco que estaba interesado en el proyecto".

Moreno explicó que se contactó con el entonces secretario de Bogotá, Héctor Zambrano para “cuadrar” el tema referente a este contrato, ante lo cual se comprometió desde el Concejo a luchar por su aval y protegerlo de cualquier debate de control político que se presentara.

Igualmente mencionó que el entonces senador Iván Moreno Rojas solicitó una comisión de 10 por ciento para facilitar todo este trámite, petición que fue hecha por medio del contratista Emilio Tapia Aldana.

“De igual manera que yo recibí en efectivo la suma de 600 millones de pesos, todos invertidos en actividades políticas para el poder aspirar a la alcaldía de Bogotá y no se medio porque el partido de la U no hizo consulta popular”, precisó Hipólito Moreno en la misiva.

Al final de la carta, el exconcejal le pidió a la Procuraduría que emita la mínima sanción en el proceso disciplinario que se adelanta en su contra recordando que ha colaborado con la justicia y ha entregado información importante sobre los hechos que rodearon estas irregularidades.

Recordó además que puso a disposición un apartamento de su propiedad avaluado en 2.300 millones de pesos para reparar a las víctimas del ‘carrusel’. La diligencia judicial fue reprogramada para el próximo 17 de octubre.

Por estos mismos hechos, el juez séptimo de conocimiento de Bogotá condenó a seis años y cinco meses de detención domiciliara a Moreno, después de que llegara a un preacuerdo con la Fiscalía por los delitos de cohecho e interés indebido en la celebración de contratos.

Igualmente el exconcejal firmó un principio de oportunidad con el ente investigador por el delito de tráfico de influencias.