Hombre que nada tuvo que ver con asesinato de Guillermo Cano recibirá indemnización

El Consejo de Estado determinó que Jorge Tobón Olarte y su familia tienen derecho a ser reparados, luego de la injusta detención de él durante 13 meses por este magnicidio.

Guillermo Cano fue asesinado el 17 de diciembre de 1986.Archivo El Espectador.

Jorge Tobón Olarte lleva casi 30 años reiterando, en cuanta instancia judicial tiene chance, que él no asesinó al director de El Espectador, Guillermo Cano, el 17 de diciembre de 1986. Y la justicia le acaba de dar la razón otra vez: el Consejo de Estado ordenó indemnizarlo a él y a su núcleo familiar por cuenta de la injusta privación de la libertad que soportó desde el 21 de septiembre de 1994 hasta el 8 de octubre de 1995. 

"La Sala encuentra que hay lugar a declarar la existencia de la privación injusta de la libertad", indicó la corporación, señalando que si bien Olarte había sido absuelto por la justicia penal por falta de certeza, "de las pruebas obrantes en el proceso y los razonamientos del Juzgado 73 Penal del Circuito de Bogotá y del Tribunal Superior de Bogotá-Sala Penal, se tiene que realmente aquella se dio porque no se demostró que el señor Jorge Argiro Tobón Olarte haya cometido el delito por el que fue investigado", indica la sentencia. 

La pesadilla judicial que vivió Tobón Olarte comenzó porque, recién fue asesinado Guillermo Cano, el DAS estableció que la orden del crimen la había dado el cartel de Medellín, y que entre los sicarios responsables había un hombre identificado con el alias de Jorge Pabón o Jorge Tobón. Esa duda entre los investigadores fue suficiente para abrirle un proceso a Jorge Tobón Olarte en 1988, que se cerró casi ocho años más tarde.

Se trataba de una prueba lánguida, como lo recordó el Consejo de Estado: "La vinculación del señor Jorge Argiro Tobón Olarte al proceso penal ocurrió porque en el marco de la investigación al preguntarse a la Registraduría Nacional del Estado Civil por nombres de personas que correspondieran a Jorge Pabón o Jorge Tobón, encontró que había una persona que tenía este último nombre, el aquí demandante Jorge Argiro Tobón Olarte". En 1996, el Tribunal Superior de Bogotá confirmó esa postura. 

La sentencia del Consejo de Estado, advierte esta corporación, no es contra el DAS o la Fiscalía sino contra la Rama Judicial específicamente, pues los responsables del proceso eran los jueces de instrucción, quienes eran los que tomaban las órdenes y evaluaban las pruebas. "Si bien en uno de los primeros informes de investigación suscritos por los funcionarios del DAS se dijo que el sujeto identificado con los alias “El patas” o “Jorge Pabón”, podría corresponder al nombre de Jorge Argiro Tobón Olarte, era el Juez de Instrucción Criminal el competente para valorar probatoriamente el informe presentado".

"(El día que mataron a Guillermo Cano) me encontraba en el corregimiento Sevilla, de Ebéjico, en una finca llamada La Traviata. Ese día hicimos el vaciado de la planta inferior de una piscina y después de terminar invité a todos los trabajadores al pueblo a tomarnos unos tragos, descansar y compartir un poco", le había contado Jorge Tobón Olarte al medio digital Revista Sole, en 2015. En esa entrevista, Tobón añadió: "Sigo esperando que el Estado me pida perdón".