Humberto Murcia Ballén: la partida de un testigo de la toma del Palacio de Justicia

El pasado domingo falleció Humberto Murcia Ballén, uno de los 9 exmagistrados que sobrevivieron al holocausto del Palacio de Justicia. Además del legado que dejó como jurista en áreas del derecho civil, su testimonio fue fundamental para reconstruir los hechos que sacudieron al país en 1985.

En el 2005 se conformó la Comisión de la Verdad sobre los hechos del Palacio de Justicia Archivo El Espectador

Humberto Murcia Ballén, quien era magistrado de la sala de casación civil de la Corte Suprema de Justicia, ya había planeado que el 6 de noviembre de 1985 fuera su último día de trabajo. Días antes había presentado su renuncia, tras ser aprobada su pensión, y hacia las 11:30 de la mañana estaba esperando en su oficina en el Palacio de Justicia que llegara Héctor Marín Naranjo, su sucesor, para entregarle el cargo.

A las 11:40 de la mañana comenzó el fuego. Guerrilleros del M-19 se tomaron el edificio y en cuestión de horas la situación escaló. El saldo fue casi un centenar de personas muertas, de los cuales solo 68 cadáveres han sido reconocidos, según ¡Pacifista!. Aunque 20 magistrados conformaban la Corte, solo sobrevivieron 9. Uno de ellos fue Murcia Ballén.

(Le sugerimos: Viernes 8 de noviembre, el día después del holocausto)

Rosalba Marín, auxiliar del también magistrado Horacio Montoya Gil, le contó a la Comisión de la Verdad -que creó la propia Corte para esclarecer el mayor acto de violencia del que haya sido víctima- que Murcia Ballén y su auxiliar se refugiaron en la oficina de Montoya y, al estar los cuatro allí, intentaban entender qué estaba pasando: “Yo en medio de mis nervios me asomaba cada rato a la puerta y vi que el cuarto piso estaba incendiado y pasaban las llamas al tercero, le dije al doctor Horacio que se estaba incendiando el tercer piso y que nos saliéramos”, declaró.

Salieron de allí a las 10 de la noche, pero fueron interceptados por guerrilleros que los obligaron a quedarse en unos baños entre el segundo y tercer piso del edificio.  En estos baños Andrés Almarales (jefe guerrillero del M-19) le dio la orden al magistrado Manuel Gaona de que se arrodillara, mientras evacuaban al resto de las personas en el baño, según relató Murcia Ballén. Este testimonio fue fundamental, pues Gaona después apareció muerto y, por un tiempo, no era claro si lo había asesinado el Ejército o la guerrilla.

(Le puede interesar: Radiografía de la investigación del Palacio de Justicia)

Murcia Ballén y Horacio Montoya intentaron escapar, pero fueron alcanzados por una granada que dejó esquirlas en el rostro del primero, pero acabó con la vida del segundo. Su hija, Mónica Murcia Páez, también abogada, relató el hecho así, para Semana: “Mi papá estaba acostado y en ese momento él dice que llegó un guerrillero a rematar a todos los que estaban ahí. Se hizo el muerto y el guerrillero le pegó con la culata del fusil y lo mandó a rodar por las escaleras”. El magistrado se arrastró hasta que encontró una salida y allí los dejaron salir y lo llevaron a un centro asistencial.

Desde entonces, Murcia Ballén asumió una voz muy crítica hacia las acciones del gobierno en la toma y retoma del Palacio, y el 8 de noviembre de 1985 -un día después de la toma y la retoma del Palacio- sentenció: “Perdónenme que se lo diga al país, pero esta fue una toma del Palacio de Justicia anunciada y consentida por el Gobierno”, dada la advertencia de un atentado que se había recibido meses antes. También aseguró, como recoge Carlos Isaac Nader, expresidente de la Corte Suprema de Justicia en El silencio de la verdad, que las acciones del Ejército en la retoma fueron desproporcionadas y que, a pesar de la insistencia de los magistrados, nunca se consideró el diálogo para acabar con la masacre.

La Universidad del Rosario, su alma máter donde además fue docente, lo recuerda como un extraordinario jurista y hace un llamado a “rendirle tributo de reconocimiento y gratitud por haber estado pendiente, en todo momento, de la buena marcha del Claustro”. En esa institución también hizo carrera su hija Mónica, quien siguió la pasión de su padre por el derecho y la academia y hoy dirige el posgrado en derecho económico. Para conmemorar el nombre de Murcia Ballén se llevará a cabo una eucaristía en la Capilla de los Santos Apóstoles del Gimnasio Moderno de Bogotá el jueves 14 de marzo a la 1 de la tarde.   

844823

2019-03-13T18:03:23-05:00

article

2019-03-14T10:49:25-05:00

jjaimes_250826

none

Redacción Judicial

Judicial

Humberto Murcia Ballén: la partida de un testigo de la toma del Palacio de Justicia

84

4594

4678