A diario se tramitan tutelas por créditos educativos

Icetex, factor común en reclamos de estudiantes en las marchas

Ante anuncios de reformas al Icetex por el gobierno Duque, la asociación que defiende a los estudiantes insiste en que el tema debe atenderse con urgencia. El último caso es el de una estudiante que le dieron el crédito y luego se lo negaron.

Pese a que a Luna Gabriela Parra le aprobaron el crédito, tiempo después el Icetex le informó que ya no había recursos para pagarlo.Cristian Garavito - El Espectador.

Uno de los reclamos más recurrentes de los estudiantes durante las marchas que se realizan en el país desde el pasado 21 de noviembre es contra el alto valor de los créditos concedidos por el Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior (Icetex). Ante las recurrentes voces en contra del sistema, el presidente Iván Duque anunció esta misma semana que la entidad será reformada. En sus propias palabras, para evitar que muchos estudiantes “queden estrangulados con deudas impagables después de graduarse”.

No es un asunto fácil, pero la problemática es de tal tamaño que desde hace veinte años existe la Asociación Colombiana de Usuarios de Préstamos Educativos (Acupe), precisamente dedicada a defender a los estudiantes por los altos costos de los créditos. La dirige el abogado y periodista Fernando Calao, quien señaló que semanalmente tiene que interponer tutelas para proteger a los estudiantes y sus familias y que, en su criterio, el error parte de las normas que se aplican para cobrar esos créditos. “Es el cálculo de la capitalización de intereses donde empieza el problema”, resalta.

(Le puede interesar: Por qué los jóvenes están dejando de ir a la universidad?)

Fernando Calao trabajó 25 años en la Superintendencia de Sociedades, ahí conoció la forma en que los ciudadanos se defienden legalmente del Estado, y por eso creó Acupe para litigar en favor de los estudiantes ahogados por los créditos de Icetex. En su opinión, se aplican normas que desconocen que se trata de créditos para fomentar la educación. El artículo 16 del decreto 3155 de 1968 y una sentencia del Consejo de Estado de 1992. “Hay una desactualización jurídica y la evidencia del problema es que la asociación maneja hoy casi 15.000 reclamos”.

El tema no es de poca monta. La prueba es que en las marchas se han visto diversas pancartas simbolizando al Icetex como una guillotina. El abogado Calao sostiene, sin embargo, que a pesar de ser uno de los reclamos mayoritarios, ni siquiera ha sido llamado a una mesa de diálogo. En sus palabras, no solo es el problema financiero, sino que también ha tenido que litigar casos de publicidad engañosa y de derechos de petición, al margen de la defensa del derecho a la educación. “Diariamente debo asistir a citas de conciliación en la Procuraduría”.

(Lea también: La otra marcha: los garantes del paro nacional)

El último caso ni siquiera es por el cobro de los créditos, sino por una estudiante con excelente rendimiento académico a quien le concedieron el crédito y luego, sin una explicación convincente, le dijeron que no había dinero para otorgarlo. Se trata de la estudiante Luna Gabriel Parra, quien después de cursar tres semestres de ingeniería civil en la Universidad Santo Tomás, decidió solicitar un crédito al Icetex para seguir adelante con sus estudios. El crédito fue aprobado, solo faltaba que su nombre fuera publicado en la lista de beneficiarios, pero luego le negaron el derecho.

La estudiante acudió a Acupe, que a su vez interpuso una tutela en un juzgado administrativo de Bogotá, para reclamar una respuesta específica del Icetex ante la negativa del crédito. El dilema es que ella ya estaba cursando su cuarto semestre cuando supo que le negaban el crédito. El Icetex argumento que ese crédito en la línea tradicional Tú Eliges 25% - con fondo de garantía no fue aprobado. Sin mayores explicaciones, la respuesta añadió: “Obedece a que no hay suficientes recursos para aprobación en la línea de Fondos de Garantías”.

(En contexto: Razones para marchar en el paro nacional)

En la misma comunicación, el Icetex agregó: “La oferta de las Líneas con Fondo de Garantía Codeudor, está sujeta a la existencia de recursos en el fondo que respaldan el riesgo del crédito del beneficiario”. Por esta comunicación, tanto el juez administrativo, como el Tribunal Administrativo de Cundinamarca consideraron que no hubo vulneración al derecho de petición, y que el hecho ya fue superado. No se realizó un examen de fondo del caso concreto a la luz del derecho a la educación, aunque en la segunda sentencia, sin evaluar el caso, hubo algunas consideraciones.

Ahora, la estudiante quedó en una disyuntiva insoluble. Cursó el cuarto semestre, aprobó todas las asignaturas, pero con toda razón, la universidad tiene pendiente formalizar sus resultados académicos en espera de que se resuelva el dilema con el Icetex. La estudiante le ha pedido a la Defensoría del Pueblo que la acompañe en su reclamo, que no es otro que pedirle al Icetex que, así como le dio vía libre a la concesión del crédito solo para un semestre, cumpla lo que hizo oficial y garantice el derecho a la educación, y la igualdad de oportunidades entre los estudiantes.

Como este caso son decenas los que a diario llegan a la Asociación Colombiana de Préstamos Educativos (Acupe), cuyo director, Fernando Calao, insiste en que en cada coyuntura política se promete una reforma en el Icetex que nunca llega. “En el gobierno Santos no se pudo, ahora el de Duque promete una reforma, pero la verdad de la que poco se dice es que muchas veces a esos créditos educativos se les da prioridad a los cupos que tienen los políticos. El caso de la estudiante Luna Gabriela Parra evidencia la indefensión de una familia de escasos recursos”.

894604

2019-12-06T13:01:04-05:00

article

2019-12-06T16:21:13-05:00

mmedellin_1283

none

Redacción Judicial

Judicial

Icetex, factor común en reclamos de estudiantes en las marchas

63

5955

6018