Identifican a 27 reclusos que se dedicaban a extorsionar desde la cárcel

La banda "Los Condenados" delinquía en once departamentos.

Tras una operación de inteligencia, la Policía logró identificar y desarticular una banda integrada por reclusos de diferentes cárceles, que se dedicaban a realizar llamadas extorsivas a comerciantes en once regiones del país.

En total fueron identificados 27 reclusos que se autodenominaban “Los Condenados” y delinquían en Cartagena (Bolívar); Barranquilla, Soledad y Malambo (Atlántico); Bogotá y Madrid (Cundinamarca); Codazzi (Cesar); Ciénega (Magdalena); Medellín, Bello y Apartadó (Antioquia); Ibagué (Tolima), Bucaramanga (Santander) y Puerto Asís (Putumayo).

Entre los capturados están los cabecillas de la estructura, alias ‘Vizcolo’ y Astrid Carolina Delgado, señalados de impartir instrucciones sobre el modus operandi, acopiar las millonarias sumas que recibían producto de extorsiones y distribuir el dinero en distintos porcentajes según el nivel de participación de los integrantes de la banda. La mujer de 30 años continuaba delinquiendo, pese a que cumplía una orden de detención preventiva domiciliaria en Bogotá.

Según las investigaciones de la Dirección Antisecuestro y Antiextorsión, los delincuentes eran familiares de reclusos de varias cárceles, a quienes les entregaban información privilegiada de víctimas potenciales. Los internos llamaban a estas personas y a nombre supuestos jefes de bandas criminales o de grupos guerrilleros, exigían medicamentos, botas y material de intendencia, en medio de amenazas de muerte.

Ante la imposibilidad de los afectados para conseguir los tratamientos y los objetos, los internos pedían giros y consignaciones por valores que oscilaban entre 200 mil y 40 millones de pesos. El dinero era retirado por quienes inicialmente les entregaban la información a los reclusos y posteriormente enviado a los cabecillas de la organización.

La Policía referenció 51 víctimas de la banda “Los Condenados”, entre amas de casa, comerciantes, ganaderos, transportadores, representantes de empresas, docentes, médicos y prestamistas. Así mismo detectó que las llamadas intimidatorias salían de las cárceles de Cartagena, Sincelejo, Valledupar, Santa Marta, Girón (Santander), La Modelo de Barranquilla y el centro de reclusión de mujeres en Bucaramanga.

En el curso del proceso se estableció que los delincuentes también utilizaban la estrategia criminal de enviar mensajes de texto a los teléfonos de las víctimas, insinuando problemas legales de algunos de sus familiares o suplantando autoridades, y en medio del engaño exigían la transferencia de dinero para presuntamente interrumpir procedimientos judiciales o policiales.

Con las evidencias recaudadas durante tres meses, los 27 capturados fueron judicializados por los delitos de concierto para delinquir agravado y extorsión. La investigación continuará a fin de identificar otras estructuras que utilizan esta modalidad delictiva a nivel nacional.

En el año la extorsión mantiene una reducción sostenida de 20%, en comparación con 2014 (539 casos menos). Con respecto a la modalidad carcelaria la Policía Nacional ha recibido 93 denuncias, las cuales han facilitado la desarticulación de 14 bandas, la captura de 136 personas e imputación de cargos a 63 internos. Ya son 25 los centros penitenciarios intervenidos, obteniendo como resultado la incautación de 952 celulares, 1.115 sim-card y 165 memorias USB.